FIFA se sumerge en una vorágine de acusaciones de corrupción

ZURICH (AP). Joseph Blatter reconoció el lunes que el escándalo de sobornos que involucra a dos prominentes dirigentes de la FIFA ha "mancillado enormente" al fútbol y rechazó que exista una crisis.

Blatter salió a hablar en otro día turbulento para la organización regente del fútbol mundial, en la que trascendió que el número dos de la FIFA dio a entender que Qatar "compró" votos para obtener la sede de la Copa del Mundo 2022.

Claramente ofuscado, Blatter deploró la suspensión cautelar de Mohamed bin Hammam y Jack Warner, ordenada por la comisión de ética de la FIFA tras las denuncias de que dirigentes de la Unión Caribeña de Fútbol recibieron 40.000 dólares por cabeza para respaldar la candidatura del primero por la presidencia de la FIFA.

Bin Hammam renunció después a sus aspiraciones, dejando a Blatter como único candidato en la elección del miércoles.

El lunes, el escándalo se agudizó al extenderse a la votación del pasado diciembre en la que Qatar, el país natal de bin Hamman, "compró" votos.

Pero Blatter dijo que "no hay problema" en la selección de Qatar como sede mundialista, sin importar lo que dijo el secretario general Jerome Valcke.

Los escándalos han eclipsado la que hubiese sido la coronación de Blatter para un cuarto y último mandato al frente de la FIFA.

Blatter señaló que el fútbol sabrá salir adelante de la situación que atraviesa.

"¿Crisis? ¿Qué es una crisis? El fútbol no está en crisis", dijo Blatter en una rueda de prensa que a ratos subió de tono con los cruces verbales entre el dirigente suizo y los periodistas. "No estamos en crisis. Tenemos unas cuantas dificultades y esa dificultades serán resueltas ... y serán resueltas en el seno de esta familia".

Los organizadores del Mundial de Qatar no tardaron en refutar "categóricamente" la aseveración contenida en un correo electrónico enviado por Valcke. El correo electrónico fue difundido por Warner, luego que el domingo fuese suspendido provisionalmente a raíz de las denuncias de sobornos.

Valcke quiso dar marcha atrás posteriormente al matizar la forma con la que se expresó al decir "comprar". Indicó que se debió interpretar a que el rico país petrolero recurrió a su "poderío financiero en la búsqueda de apoyo". Insistió que no se refería "a compra de votos u otra forma de conducta indebida".

De todas formas, el mensaje de Valcke dejó la impresión que el Mundial se otorga al mejor postor.

Después de rechazar durante años acusaciones de corrupción en su contra, la FIFA fue sacudida como nunca el domingo, un día extraordinario en sus 107 años de historia.

Mientras la comisión de ética de la FIFA suspendía a Warner y bin Hamman, Blatter fue exonerado de hacerse de la vista gorda ante el supuesto plan de sobornos.

Sin embargo, las suspensiones apenas marcan el comienzo del escándalo.

Warner dijo al medio británico Sky que consultaría con un juez suizo sobre la legalidad de la sanción, aún cuando los estatutos de la FIFA prohíben a los directivos apelar a otra instancias judiciales.

Bin Hammam dijo que también recurriría la decisión y afirmó que "la forma como se han efectuado estos procedimientos no se ajusta absolutamente a ningún principio de justicia" y "estos fueron definidos desde el principio".

Valcke confirmó el lunes haber enviado un correo electrónico a Warner sobre una supuesta compra de votos para conseguir la sede mundialista.

"En cuanto a MBH, nunca entendí por qué se postuló", le dice Valcke a Warner en el correo. "Si realmente creyó que tiene una oportunidad o sólo es una forma extrema de expresar la antipatía que tiene hacia JSB (Blatter). O piensa que se puede comprar a la FIFA como compraron la WC (Copa del Mundo)".

Valcke se refirió al asunto antes de asistir a una reunión de la CONCACAF en Zurich y confirmó la veracidad del correo.

"Era un correo privado y vamos a hablar sobre ello", dijo Valcke. Él (Warner) me envió un correo preguntándome si yo quería que (bin Hammam) se presentase. Me dijo que yo debería pedirle a bin Hamman que abandonase".

Cuando le preguntaron el lunes sobre la aseveración de Valcke con respecto al Mundial 2022 en el correo, bin Hammam replicó: "¿Qué se creen?".

"Le tienen que preguntar a Jerome Valcke qué es lo que piensa", dijo a la BBC sobre el contenido del correo. "No sé por qué lo dijo".

"Si yo pagué dinero para Qatar, pues hay que preguntárselo a las 13 personas que votaron por Qatar."

La CONCACAF se reunió para preparar un futuro sin Warner, su presidente durante 21 años.

Denunciantes y supuestos recipientes de sobornos se reunían mientras la FIFA recababa más evidencia para una investigación a dilucidar en los próximos 30 días.

La crisis por corrupción más grave de la FIFA fue suscitada tras una denuncia del estadounidense Chuck Blazer, secretario general de la CONCACAF y miembro del comité ejecutivo de la FIFA.

La suspensión de bin Hammam por parte de la FIFA por lo pronto suscitó una ira generalizada en Medio Oriente.

El vicepresidente de la Confederación Asiática de Fútbol, Yousuf al-Serkal, aliado de bin Hammam y oriundo de los Emiratos Arabes Unidos, dijo que no creía en las acusaciones y las definió como un intento para sacarlo de la postulación a la presidencia de la FIFA.

"Bin Hammam fue maltratado", dijo al-Serkal. "Bin Hammam es la persona correcta que merecía la elección".

Los diarios en Egipto fueron críticos en especial contra Blatter, de 75 años, y quien busca su cuarto periodo como titular del organismo rector del fútbol mundial.

El diario Al-Dustour dijo que bin Hammam "se rindió ante la tiranía de Blatter".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.