Francia obligada a seguir limpiando su imagen y derrotar a Nigeria en octavos

BRASILIA (AFP). La selección francesa tiene la responsabilidad de continuar con la limpieza de su imagen y avanzar en el Mundial, por lo que este lunes está obligada a derrotar a una compacta Nigeria en Brasilia en duelo por octavos de final.

Los Bleus, que llegaron la noche del sábado a la capital brasileña, se habían entrenado por la tarde a puerta cerrada, incluido el defensa Mamadou Sakho que trabajó por separado.

Durante el primer cuarto de hora, abierto a la prensa, Sakho fue el último en llegar a la cancha de Ribeirao Preto (sureste), donde los franceses se concentran, y dio varias vueltas de calentamiento antes de hacer estiramientos con uno de los preparadores físicos.

El segundo capitán del equipo, que la víspera fue sometido a una resonancia magnética tranquilizadora sobre el estado de su muslo dolorido desde hace una semana, sigue siendo duda para el duelo en el Mané Garrincha a las 13H00 locales (16H00 GMT).

- El peso de la historia -

Si se atiende a la historia de la selección francesa en Mundiales, cuando consigue pasar de la primera fase, suele llegar bastante lejos en el torneo, hasta semifinales como mínimo. Aunque con algunas desastrosas excepciones.

Desde 1958, Francia ha cumplido con esta curiosa tendencia en cinco Mundiales y espera repetir en Brasil-2014. Pero para eso, debe superar a las Águilas Verdes.

La imagen que desprendió el equipo galo durante la fase de grupos, con dos victorias y un empate, dista mucho del mal ambiente que reinó en la concentración de Sudáfrica-2010, cuando no superaron la primera fase y sus jugadores incluso realizaron una huelga.

"Nigeria será [un partido] complicado, como todos los equipos africanos. Estarán atrás, esperando al contraataque. Pero nosotros haremos nuestro juego: intentar crear peligro y ganar", explicó el artillero Antoine Griezmann.

Karim Benzema, otro de los atacantes franceses, ha sido uno de los conductores de esta 'refrescada' Francia, y ha hecho olvidar por ahora la ausencia de Franck Ribery. Además, está libre de pecado, ya que no estuvo en Sudáfrica.

Ni Francia ni Nigeria entrenarán en el Mané Garrincha, debido a que se está cuidando el campo para el día del encuentro.

- Sin problemas de dinero -

Nigeria, que se adelantó en un día a Francia en su arribo a Brasilia, entrenó ya el sábado bajo el sol de mediodía en la capital brasileña, a 26ºC cuando se supone que es invierno, y expermientó el aire seco de la ciudad.

En el tiempo que su entrenamiento permaneció abierto a la prensa, realizó labores de dominio del balón.

Según ha informado el portavoz de prensa del equipo, los dirigidos por Stephen Keshi han superado cualquier problema económico y están listos para la contienda.

La prensa nigeriana señalaba que los jugadores habían exigido el pago adelantado de sus primas por participar en el Mundial, pero el oficial de prensa, Ben Alaiya, descartó esa situación.

"No hay problema. Todos los pagos están al día. El ambiente en el equipo es óptimo y estamos concentrados para el juego", dijo.

Alaiya adelantó el viernes un poco los pensamientos del equipo.

"Benzema es un jugador fantástico. Pero nosotros también tenemos jugadores fantásticos. (...) Va a ser muy bueno ver a dos equipos que juegan un fútbol ofensivo", explicó el oficial de prensa. "Queremos jugar contra Francia. Queremos enfrentarnos a Benzema", consideró.

- Ojo con Nigeria -

Benzema podría tener que esforzarse mucho para vulnerar la valla del portero rival Vincent Enyeama. El cancerbero del Lille está considerado uno de los mejores del campeonato francés. Durante el partido contra Argentina (perdieron 3-2 pero clasificaron) complicó a Lionel Messi en un lanzamiento de falta en el que mostró sus característicos reflejos. Aunque al final, el argentino no perdonó.

Nigeria además arma su ataque con Ahmed Musa, Emmanuel Emenike y Michel Babatunde, aunque este último recibió un balonazo en el brazo durante el encuentro contra Argentina, que lo obligó a salir en camilla, y podría dejarlo fuera del duelo.

Alguien que no debe pasar desapercibido es Obi Mikel, el mediocampista del Chelsea que aún no brilla pero que podría generar problemas.

Tiene una sólida defensa, con hombres de gran altura para el rechazo aéreo. Pueden hasta formar seis en el fondo si la situación lo amerita. Aunque el muro puede romperse ante un ataque desequilibrante, como el que propició Messi, o incluso, Benzema.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida