Hinchas del Atlético Junior de duelo tras muerte de lechuza

BOGOTA (AP). Los hinchas del Atlético Junior están de duelo tras la muerte de la lechuza que pateó el zaguero panameño del Deportivo Pereira, Luis Moreno, en un partido en Barranquilla.

El ave símbolo del equipo "Tiburón" falleció el martes en una clínica, 30 horas después que fue golpeada accidentalmente con el balón y luego pateada por Moreno durante el partido que el Junior ganó 2-1 al Pereira por el torneo Apertura.

El veterinario Camilo Tapia anunció que el animal falleció después de entrar en shock a raíz de los golpes.

Hinchas del Pereira dijeron que soportan la mala campaña del club, que lleva 30 fechas sin ganar, pero no la actitud de Moreno.

"Eso sí no se lo aguanta uno, está bien que pierdan, pero que se metan con los animales es una falta grave", declaró Alejandro Torres al diario El Tiempo.

La idea de algunos medios de disecar la lechuza y ubicarla en urna de cristal en el estadio se descartó debido a las condiciones del cuerpo luego de la necropsia, anunció la Universidad San Martín.

El director de la agencia encargada del medio ambiente en Barranquilla, Humberto Mendoza, anunció que investiga el suceso antes imponer una posible sanción al futbolista.

"Estamos recaudando el material probatorio para precisar el nivel de agresión para garantizar un debido proceso. Luego de esto nos pronunciaremos", manifestó Mendoza el martes en conferencia de prensa.

Moreno por el momento tendrá que pagar los gastos generados por la atención a la lechuza y acudir al zoológico una vez al mes para desarrollar una tarea en beneficio de los animales.

El Pereira y la liga profesional Dimayor anticiparon que lo sancionarán, aunque no detallaron cómo.

Moreno, blanco de duras críticas, reiteradamente ha presentado excusas.

"Le presento disculpas a la afición, no fue mi intención maltratar la lechuza, lo hice para ver si volaba", dijo inicialmente.

"Sí, les tengo como mi edo (a las lechuzas), pero nunca pensé en agredirla. Lo que intenté fue sacarla de la cancha, pero la patada fue producto de la 'calentura' (ansiedad) del partido", explicó en rueda de prensa.

El jugador de 29 años de edad confesó que no sabe cómo explicarle lo sucedido a sus hijos Yeisy, de 11 años y Luis, de 6.

"Ellos están en Panamá y seguramente ya vieron las imágenes por televisión y, ahora, lo que espero es llamarles, pero el problema es que no sé qué les voy a decir", declaró a los medios.El defensor fue al Zoológico Matecaña de Pereira el lunes avanzada la tarde.

"Vine para conocer más de ellas (las aves). Estoy muy triste por lo que pasó y lo que espero es que las personas no repitan mi comportamiento que no tiene justificación", dijo al diario El Tiempo de Bogotá.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.