Holanda volvió a quedarse en puertas de un título que se le resiste

SAO PAULO (AFP). Holanda, tres veces finalista y dos veces semifinalista, se volvió a quedar en puertas de un título que se le resiste, tras perder el miércoles por penales contra Argentina, y deberá ahora jugar por el tercer puesto, el sábado en Brasilia, contra la selección local.

La selección naranja quedó cerca del título por segunda vez consecutiva, tras haber perdido la final de Sudáfrica-2010 en la prolongación contra España (1-0) y caer por penales (4-2) en semifinales ante Argentina, después de 120 minutos sin goles, en Brasil-2014.

"Hemos hecho un torneo fantástico. Nadie esperaba que pasáramos de la primera fase. Después nos enfrentamos a una selección mexicana que era difícil de ganar, y después a Costa Rica, que era muy sólido. Y por fin a Argentina que forma parte de los equipos de primer nivel, con jugadores fantásticos. Y no hemos perdido la semifinal. No hemos perdido ningún partido en el torneo. Simplemente fuimos menos buenos en los penales en semifinales", señaló el seleccionador holandés, Louis Van Gaal.

Pero Johan Cruyff, el mítico jugador holandés de los setenta, criticó duramente el fútbol "discreto" de la selección holandesa, llegando a decir que quería que ganara Alemania el Mundial por el fútbol ofensivo que propone, en oposición al sistema conservador de Van Gaal.

Esta es la quinta vez que Holanda queda entre los cuatro primeros, después de caer en las finales de Alemania-1974, Argentina-1978 y Sudáfrica-2010, y perder en semifinales de Francia-1998 y Brasil-2014.

La selección naranja despidió de esta forma a una generación de jugadores liderada por sus estrellas Arjen Robben, Wesley Sneijder y Robin Van Persie, los tres con 30 años en este momento, que tienen difícil estar en el próximo Mundial de Rusia-2018, y si llegan a jugar no lo harán en las mismas condiciones físicas que en Sudáfrica-2010 o Brasil-2014.

- Nueva etapa -

Ahora se abre una nueva etapa a una Holanda, que llegó a la final de Sudáfrica en 2010 y a semifinales en Brasil-2014, sin el fútbol de ataque con el que irrumpió en los años setenta con jugadores como Johan Cruyff o Johan Neeskens.

En Sudáfrica-2010, el entrenador era Bert van Marwijk y su fútbol se basaba en marcajes férreos, que a veces eran demasiado agresivos, como demostró en la final contra España, con jugadores como Nigel de Jong o Mark Van Bommel, que rozaron la expulsión en aquel partido.

Louis Van Gaal, que será el entrenador del Manchester United a partir de la próxima temporada, tampoco se decantó por el fútbol de ataque que caracterizaba a la selección holandesa de los setenta.

Su táctica era más esperar a los contrarios y buscar los contragolpes para aprovechar la velocidad de jugadores como Robin Van Persie o Arjen Robben.

Pero Argentina controló bien a las dos estrellas holandesas en la semifinal, que terminó sin goles, y ahora la selección naranja tendrá que afrontar el sábado un partido por la tercera plaza contra la selección local en Brasilia, que preferiría no jugar.

Brasil había perdido el martes en semifinales contra Alemania por 7-1 y Holanda cayó el miércoles por penales, tras una prolongación, contra Argentina.

"Tenemos un día menos de descanso que Brasil. Eso no es fair-play. El partido por la tercera plaza no tiene nada que ver con el deporte. Yo ya lo había dicho hace 15 años, porque puedes haber hecho un torneo fantástico e irte con dos derrotas, tras caer en semifinales y en el partido por el tercer puesto", señaló Van Gaal.

Tras Van Gaal se abre una nueva etapa en la selección holandesa. Su sucesor deberá decidir si sigue su línea o vuelve al fútbol de ataque de los setenta.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida