Inter celebra el título con un triunfo

ROMA (AP). Con un triunfo de 3-0 ante el Siena, el Inter celebró ayer domingo su nuevo scudetto, el 17mo de su historia en la máxima división de la liga italiana.

El argentino Esteban Cambiasso anotó al término del primer tiempo, al aprovechar de primera un balón a media altura, para poner en ventaja al cuadro de Milán. El segundo lo convirtió Mario Balotelli (52), quien arrancó casi desde la mitad de la cancha y superó al portero del Siena con un toque suave para depositar el balón en el fondo de las redes.

Zlatan Ibrahimovic metió a los 75 el tercero para el Inter y alcanzó los 22 goles en el campeonato, uno menos que el máximo cañonero, Marco Di Vaio del Bologna.

Los tifosi interistas de toda Italia llegaron a Milán para colmar el estadio de San Siro, con las graderías que se vistieron del color nerazzurro, mientras los hinchas hacían flamear las banderas del club y aplaudían repetidamente a sus héroes.

El Inter no necesitaba de esta victoria porque se alzó el sábado con su cuarto campeonato consecutivo sin tener que jugar, luego que su escolta Milan perdiese 2-1 con el Udinese y le obsequió así el título a su histórico rival con dos fechas de anticipación.

El Siena trató de todas maneras de aguarle la fiesta a los nuevos campeones, empeñándose al máximo, pero el Inter demostró una vez más que fue el mejor equipo del campeonato, con 24 triunfos, tres derrotas y nueve empates en los 36 partidos jugados hasta ahora.

Como a menudo ha ocurrido, el arquero brasileño Julio César fue uno de los mejores, a quien sustituyó José Mourinho a los 76 minutos para que recibiera un saludo especial de los tifosi. Visiblemente emocionado, Julio César recibió una verdadera ovación.

Inter acumuló 81 puntos, mientras que el Milan se quedó con 71. Siena quedó con 43, en la mitad de la tabla de posiciones, un puesto en que no arriesga nada, pero tampoco puede obtener nada.

Terminado el encuentro, la gente no se movió del estadio, mientras los jugadores recorrían la cancha con una bandera gigantesca del Inter, en medio de los fuegos artificiales que iluminaron el estadio con miles de colores.

Massimo Moratti, presidente del Inter, señaló que el nuevo título era "producto del carácter de los jugadores, de su gran profesionalidad y de la continuidad".

También destacó el papel del técnico.

"Mourinho los ayudó mucho porque por cuarta vez consecutiva no era fácil dar una motivación y él ha debido comenzar desde el inicio en este trabajo psicológico. El próximo año se inventará alguna cosa para que jueguen igualmente bien", expresó.

El entrenador portugués anunció que para el próximo campeonato requerirá de cuatro o cinco nuevos jugadores, aunque reconoció que será difícil tener que vender a algunos.

"Es más difícil cambiar cuando se gana, es mucho más difícil, porque el corazón trabaja, la emoción trabaja, el recuerdo de los grandes momentos, es necesario ser frío, racional, esconder la emoción para decidir el cambio de cuatro, cinco o seis jugadores de un equipo que ha triunfado", expresó

Mourinho dijo que el jugador que más le había sorprendido había sido el defensor argentino Javier Zanetti, destacando que juega como si fuera un joven a las primeras armas, aunque en agosto cumplirá 36 años. "En su pasaporte debe haber una equivocación, no puede ser verdad".

Zanetti reconoció que tenía una excelente relación con Mourinho y dijo que desde el inicio se habían propuesto ganar este nuevo scudetto.

El técnico también destacó a Julio César, a quien calificó como "un portero absolutamente fantástico, que vive el fútbol con una gran emoción".

"Los jugadores hicieron un partido serio, y así debía ser y así lo hicimos", manifestó.

Julio César recordó a su compatriota Adriano, paseándose con la camiseta del Inter con el número diez y el nombre del artillero que volvió a Brasil.

El defensor colombiano Iván Ramiro Córdoba señaló que "el último scudetto es el más hermoso, más emocionante ... hay que dar mucho más porque los adversarios están mejor preparados para enfrentarte".

Cambiasso confesó que "tras el gol, habría querido abrazar a todos los tifosi. Queríamos obtener la victoria para celebrar así el scudetto, aunque los puntos no eran importantes".

"Aunque fuimos a dormir tarde, porque celebramos también anoche el título, pero igual dimos el máximo", agregó.

Con el scudetto ya en manos del Inter, Juventus sufrió el domingo un duro tropiezo al empatar 2-2 con Atalanta.

Un gol de cabeza del defensor argentino Maximiliano Pellegrino a los 44 minutos le dio el empate al Atalante, que se había adelantado desde los dos minutos gracias al tanto de Luca Cigarini.

Juventus le dio la vuelta al marcador mediante los goles de Vincenzo Iaquinta (26), en una acción iniciada por el brasileño Amauri, y Cristiano Zanetti (37).

El partido se jugó a puertas cerradas en el estadio Olímpico de Turín como castigo aplicado a Juventus por los insultos y cánticos racistas de sus tifosi contra Mario Balotelli, un jugador italiano de origen africano del Inter, en un encuentro anterior.

La igualdad dejó a Juventus en el tercer lugar con 68 puntos y bajo el riesgo de ser alcanzado por Fiorentina, que se encuentra cuarto a una sola unidad tras ganarle 1-0 a Sampdoria.

Alberto Gilardino (21) anotó el gol de la Fiore tras un centro del defensor peruano Juan Vargas.

Genoa, que aspira al cuarto puesto que permite disputar la fase previa de la Liga de Campeones, quedó en el quinto lugar con 62 puntos al empatar 2-2 con el Chievo.

Los goles del Genoa fueron del argentino Diego Milito (58) y del uruguayo Rubén Olivera (71). Giampiero Pinzi (35) y Sergio Pellissier (85) marcaron para el Chievo.

Un gol del brasileño Inacio Piá (41) no logró evitar la derrota 2-1 del Napoli ante el Torino. Rolando Bianchi (51) y Alessandro Rosina (72) anotaron para el Torino.

En el Napoli, el atacante uruguayo Marcelo Zalayeta no pudo jugar por temor que pudiera dar positivo en un control porque que en la semana habían entrado unos ladrones a su casa y lo habían narcotizado, sin que los médicos pudieran determinar que productos habían utilizado.

Palermo se impuso 2-0 a la Lazio con goles de Fabrizio Miccoli (6) de penal y de Giulio Migliaccio (87).

En la Lazio volvió a jugar el arquero argentino Juan Pablo Carrizo, después de casi cuatro meses, no lo hacía desde el 25 de enero, cuando le arrebató el puesto de titular el portero uruguayo Fernando Muslera.

El técnico Delio Rossi decidió así premiar su actitud, totalmente diferente a la de hace un mes y medio cuando lo criticaba ácidamente cuando llegó a Argentina. De todos modos, será vendido al término del campeonato porque mantendrá a Muslera y compró al argentino Albano Bizzarri del Catania.

Bologna ganó 2-1 al Lecce con goles de Marco Di Vaio (37) y de Sergio Volpi (90). Simone Tiribocchi (30) convirtió el tanto del Lecce.

Reggina se impuso 2-1 al Cagliari con goles de Fabio Cerabolo (26) y de Franco Brienza (50). Andrea Lazzari (18) fue el autor del tanto del Cagliari.

Roma venció el sábado al Catania 4-3.

En los tres últimos puestos, que son los que descienden a la Serie B, están Lecce con 29 puntos, Reggina 30 y Bologna 33.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida