José Pekerman, el constructor de sueños de Colombia

Cotía - El entrenador argentino José Pekerman, que ayer condujo a Colombia a la primera victoria en su vuelta a los mundiales después de un exilio de 16 años, es visto hoy en el país andino como una suerte de constructor de sueños, arquitecto de ilusiones.

El rumbo de la selección de Colombia tuvo un punto de quiebre el 15 de noviembre del 2011 tras la derrota en Barranquilla por 1-2 ante Argentina.

Y Liones Messi, al marcar el gol de la remontada, fue un culpable indirecto del cambio.

Con la derrota llegó el pánico, se desataron las críticas mutuas y así se hizo insostenible la era del entrenador colombiano Leonel Álvarez. Tenía que rodar su cabeza del exfutbolista.

Tras un análisis, la federación designó al exseleccionador de Argentina para tomar las riendas de la selección e intentar conducir a Colombia de regreso a un Mundial.

La última experiencia fue en el de Francia'98.

Su exitosa experiencia con las selecciones juveniles de Argentina y luego con la absoluta en 2006 durante el Mundial de Alemania pesaron a la hora de la elección.

Con pasado en Colombia por haber terminado su carrera de futbolista en el Independiente Medellín y ser padre de una colombiana, el técnico comenzó la reconstrucción con un debut esperanzador y victoria por 2-0 sobre México en Miami.

Desde entonces, Colombia restañó sus heridas, desterró sus complejos, recuperó sus sueños, afinó su idea futbolística y encarriló una clasificación que el año pasado le garantizó el derecho a disputar el quinto Mundial de su historia.

El portero David Ospina, los defensas centrales Mario Yepes, Luis Amaranto Perea y Cristian Zapata, los centrocampistas James Rodríguez, Juan Guillermo Cuadrado, Carlos Sánchez y Abel Agüilar, así como los delanteros Jackson Martínez, Carlos Bacca, Teófilo Gutiérrez y el estelar Radamel Falcao conformaron la base de esta 'gran familia' como define a sus pupilos 'el Profesor' Pekerman.

La lesión de 'el Tigre', junto con las bajas de Luis Amaranto Perea y Edwin Valencia complicaron la preparación para la cita mundialista en Brasil.

No obstante, con su espíritu de conducción no permitió que los sueños se desvanecieran y, con una campaña sólida ante Grecia, alimentó las expectativas tanto de los 45.000 colombianos que poblaron el estadio Mineirao como las de los casi 50 millones que les siguen en el territorio.

"Me siento muy colombiano gracias al grupo, a pesar de mi historia previa con Argentina. Me emocioné mucho en este primer partido que significó mi segunda oportunidad en un Mundial", dijo Pekerman tras la goleada del martes por 3-0 a los helénicos.

Con un estilo de conducción hermético con hincapié en la motivación, el entrenador de 64 años pretende volcarle a este grupo su experiencia previa en mundiales.

Tras la eliminación de la Albiceleste en los cuartos de final de la Copa del Mundo de Alemania 2006 ante el anfitrión en una tanda de penaltis, José Pekerman regresa a la cita ecuménica del fútbol con el deseo de redoblar su apuesta.

En el horizonte aparece Costa de Marfil el 19 de junio. Y luego estará Japón. Serán, según el seleccionador "rivales de cuidado".

La tranquilidad y el aplomo que demuestra en cada aparición pública se contrasta con la intensidad y vivacidad con la que vive cada partido.

Superar el mejor resultado mundialista, los octavos de final de Italia 1990, aparece como el primer reto de un hombre que ha sabido reconstruir los sueños mundialistas de la selección de Colombia.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida