Laporta seguirá como presidente del FC Barcelona

BARCELONA, España (AFP) - Joan Laporta encara a partir del lunes dos años de difícil gestión al frente del FC Barcelona tras su abultada derrota del domingo, aunque los votos en contra de los socios no alcanzan para exigir su renuncia, cuando el club arrastra dos temporadas sin títulos.

Un 60,6% de los socios del club catalán votó el domingo al grito de "Barça sí, Laporta, no", apoyando la moción de censura contra el actual presidente y su junta directiva presentada por el abogado Oriol Giralt, socio blaugrana.

A pesar de la elevada participación (39.389 votos) para un domingo veraniego, los socios del Barça le manifestaron a Laporta que no lo querían, pero sin llegar al 66,6% que estipulan los estatutos para la dimisión de los dirigentes y la convocatoria de elecciones.

Derrotado en las urnas (23.870 votos en contra), Laporta dijo que su equipo y él continuarán en sus cargos, pese al "voto de castigo", porque se siente "legitimado" para seguir al frente del club hasta el final de su mandato, en 2010.

Un período en el que Laporta, que recibió un 37% de votos favorables, tendrá dificultades para gobernar el club, viviendo en campaña electoral casi permanente y dependiendo directamente de los resultados del primer equipo, ahora al mando del prometedor Josep Guardiola.

"Los dos años que quedan de mandato pueden ser un auténtico polvorín para un club que necesita encarar el futuro de otra manera, como así reflejaron las votaciones de los socios barcelonistas", advirtió el director del Mundo Deportivo, Santi Nolla.

Un Barça "dividido y prácticamente ingobernable es lo que dirigirá" Laporta, que "fue sometido a un espectacular castigo", pronosticó El Periódico de Catalunya.

Si bien el promotor de la consulta se apresuró a decir que no pedirá la dimisión de Laporta y ofreció diálogo, sostuvo que no existe una "fractura social".

Sin embargo, está por ver la reacción de la afición en las próximas apariciones del primer equipo y la junta directiva con su presidente al frente en el palco del Camp Nou.

También se medirá el comportamiento del que fuera vicepresidente de Laporta en el momento de su triunfo, en el 2002 (el presidente del Barça más votado en la historia de las elecciones del Barca), Sandro Rosell y sus colaboradores, que serán candidatos a las próximas elecciones.

Rosell, uno de los primeros en emitir su voto ante aclamaciones de muchos seguidores, reiteró que no tuvo relación con el grupo promotor de la moción y calificó de "absolutamente falsa" la vinculación denunciada por Laporta.

"El peor enemigo de Laporta es el propio Laporta", sentenció Rosell.

La cuenta atrás ha comenzado para el presidente y su directiva, según los observadores, y si bien la crisis no abarca únicamente al ámbito deportivo, el equipo directivo le da prioridad, como demuestran los primeros fichajes.

Además del nuevo técnico Pep Guardiola, la directiva ha fichado al brasileño Dani Alves y al uruguayo Martín Cáceres para reforzar la defensa, al maliense Seydou Keita y al ex jugador del Manchester United Gerard Piqué para el mediocentro y ha prometido tres refuerzos más, que sigue buscando.

La directiva tiene también previsto contratar a profesionales especialistas en preparación física y rendimiento deportivo y en materia extradeportiva tienen aún vigente un proyecto del arquitecto norteamericano Norman Foster para remodelar el Camp Nou para 2010.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida