Messi, Eto'o, Ribery y otros emigraron para triunfar

JOHANNESBURGO (AFP). Emigrar para triunfar podría ser el título de las historias de vida de algunos cracks mundialistas de Sudáfrica-2010 como el argentino Lionel Messi, el camerunés Samuel Eto'o y el francés Franck Ribery, que debieron dejar su tierra natal para hacerse un nombre grande en el fútbol.

La lógica natural indica que un jugador salta a la primera división después de hacer la carrera en las inferiores de un club de su ciudad natal, luego asciende hasta brillar en la elite y termina por irse a equipos de prestigio que le abren el paño de las principales competencias, usualmente en Europa.

Sin embargo, hay varios futbolistas estelares que estarán en Sudáfrica-2010, que inviertieron esa ecuación y recibieron los llamados para hacerse internacionales tras destacarse en el extranjero.

En el caso de Messi, la situación fue especial ya que sus padres buscaron en el Barcelona un club que pueda hacer frente a un tratamiento de crecimiento que se negaron a pagar clubes argentinos.

Ni Newell's, equipo del que la Pulga es hincha y en donde militó en sus inferiores, ni River Plate quisieron pagar los 1.000 euros mensuales que costaba ese tratamiento.

Messi se fue con su familia a los 13 años a España y entabló su romance con la albiceleste cuando Hugo Tocalli lo llamó para un torneo sudamericano, en 2005.

"Sabía que había riesgos de perder a Messi en España y por eso pedí hacer un amistoso para llamarlo y que juegara con nosotros", contó Tocalli.

A partir de allí, 'Leo' estrechó lazos con la afición albiceleste, aunque sus grandes éxitos y su verdadera explosión la tuvo en España con la casaca del Barcelona.

También en España comenzó la carrera de Samuel Eto'o, líder de los 'Leones Indomables' que fue fichado a los 15 años por el Real Madrid y cedido al Leganés. 'Samu' jamás militó en la primera división camerunesa y tuvo que remar en Mallorca hasta dar su gran salto al Barcelona en 2004 y ganarse un nombre.

Paradójicamente, tanto Messi como Eto'o son criticados por no mostrar el mismo nivel que tienen en sus clubes, en el caso del africano mucho más con su segunda triple corona consecutiva.

"Todavía no ha respondido a las expectativas con Camerún. Por el momento, él aportó mucho al Barcelona y al Inter de Milán, pero nunca nada con el equipo de Camerún. Es también una cuestión de disciplina. Camerún espera que reaccione", dijo la leyenda de los Leones, Roger Milla.

Esta historia es muy repetida en astros africanos, como el marfileño Didier Drogba, quien empezó a patear con Le Mans, Guingamp y Marsella, de Francia, hasta saltar al Chelsea, donde as amo y señor. Y en su segundo Mundial, 'Didi' deberá meter a los Elefantes al menos en octavos, luego del fiasco en 2006.

Sin embargo, mucho más extraño es el derrotero que tomaron líderes como Franck Ribery y Mauro Camoranesi, que explotaron fuera de su patria como el español Fernando Torres, criticado en el Atlético Madrid y amado en el Liverpool inglés.

El francés debió cruzar el desierto de divisiones menores de Francia de 2001 a 2005 (Boulogne, Olympique Ales, Stade Brestois 29 y Metz) hasta ir a la primera de Turquía con el Galatasaray.

Allí atrajo la atención para irse al Marsella y ser titular junto a Zinedine Zidane en los Bleus hasta la final de Alemania.

Aquel día en Berlín, Mauro Camoranesi, base del esquema de Marcello Lippi en Italia de cara a Sudáfrica-2010, también mostraba un currículum extraño, con renombre ganado lejos de su terruño.

Nació en Tandil e hizo las inferiores en Aldosivi de Mar del Plata, pero su salto a primera fue en el Santos Laguna mexicano y luego en el Wanderers uruguayo.

Su única experiencia en su Argentina natal resultó una temporada en Banfield, donde no gozaba de la titularidad. A Italia llegó vía el Cruz Azul mexicano, en 2000. El pequeño Hellas Verona lo adquirió y dos años más tarde fue hombre fuerte de la Juventus, donde hizo las primeras migas con Lippi, que lo supo hacer explotar.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.