Messi y Ronaldo, el duelo por la Copa de las estrellas

Distinciones, elogios, goles, trofeos, pero Messi y Cristiano Ronaldo todavía tienen un espacio vacío en sus vitrinas en el que debería ir una Copa del Mundo, ¿podrán en Brasil-2014 llenar ese plaza?

Su increíble carrera de goles y trofeos ha visto a Messi ganar tres Ligas de Campeones con el Barcelona, mientras que Cristiano Ronaldo respondió añadiendo otra Copa de Europa en mayo pasado con el Real Madrid, que se unió a la que ya tenía con Manchester United.

A ello se añade su dominio en la elección del mejor jugador del año desde hace seis años, en los que se ha hecho eterno el debate sobre cuál de los dos es el más grande, aunque ninguno ha logrado cerrar la discusión añadiendo a su currículum una Copa del Mundo.

El debate sobre "el más grande de todos los tiempos" se había convertido en los últimos 30 años en una pugna entre Pelé y Maradona, que desplegaron un sinfín de habilidades para conquistar todos los trofeos tanto a nivel de club como de selección.

Para Ronaldo y Messi, una corona mundialista supondría un espaldarazo, que les permitiría ponerse al nivel de sus ilustres predecesores, en el debate por "el mejor de todos los tiempos".

La leyenda francesa, Zinedine Zidane, también tiene sus partidarios, que pueden alegar que fue campeón del mundo en 1998 junto con sus logros la Juventus y en el Real Madrid.

El astro holandés Johan Cruyff brilló en la Copa del Mundo de 1974, pero su derrota en la final ante Alemania empañó una carrera impecable.

La pregunta sobre la subida de Messi y Ronaldo al olimpo de Pelé y Maradona seguirá seguramente sin respuesta si ninguno de los dos levanta la Copa del Mundo el 13 de julio en Rio.

Hasta ahora, ambos han caído en rondas inferiores en esta competición.

La Copa del Mundo, con su ciclo de cuatro años, requiere un pico de forma durante sólo un mes, algo muy diferente de lo que Messi y Cristiano están acostumbrados a hacer tan brillantemente semana tras semanas en la Liga y en la Champions League.

Maradona insiste en que "Messi todavía no ha ganado la Copa del Mundo para ser el mejor del planeta", aunque en una reciente entrevista con el diario La Nación, este último afirmó que "Brasil-2014 podría ser su gran revancha" por el decepcionante torneo que jugó en 2010, precisamente a las órdenes de Maradona.

Tras su campaña menos brillante que de costumbre en el Barcelona esta temporada, una Copa del Mundo coronaría su carrera y le permitiría dejar atrás los sinsabores de la Liga y de la decepción de que Cristiano le arrebatara "su" Balón de Oro.

Ronaldo, en cambio, llega al Mundial tras conseguir la primera Liga de Campeones del Real Madrid en 12 años, aunque al precio de arrastrar molestias en la rodilla y en el muslo.

Además, nada menos que Pelé declaró recientemente que el astro portugués es más efectivo que Messi.

Juzgar a jugadores de diferentes épocas es una tarea imposible, pero Pelé cree que él mismo podría haber sido aún mejor si los árbitros de entonces hubieran protegido a los delanteros como hacen los de ahora, lo cual también se puede aplicar a Maradona.

"En mi época no teníamos la misma protección que la de ahora. Creo que con las reglas de ahora podría haber marcado 1.000 goles más", dijo O Rei, que marcó 1.281 tantos en su carrera.

El debate continúa sobre los méritos de Pelé y Maradona, pero su dominio en los campos, tanto a nivel de clubes como de selecciones, no se puede poner en duda.

Incluso una victoria de Messi o Ronaldo en el Mundial no pondría fin al debate, pero acabaría con el principal argumento de los que afirman que hasta que alguno de los dos logre el trofeo planetario no podrán aspirar a destronar a Pelé y Maradona del podio de los "mejores de todos los tiempos".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida