Messi puede seguir dando cátedras ante los "canguros"

SHANGHAI (AP). Lionel Messi puede seguir dando clases cuando Argentina enfrente su segundo compromiso en el torneo de fútbol de Beijing ante Australia. Lautaro Acosta, que se ha convertido en una especie de salvador olímpico, estará esperando otro llamado desde el banco.

El ariete del Barcelona fue clave en el triunfo de la albiceleste en su debut sobre Costa de Marfil 2-1 por el Grupo A, al marcar un gol y ayudar en el segundo de Acosta sobre el final.

Los argentinos comandan la zona con tres puntos y una segunda victoria los clasificará a los cuartos de final. Los australianos y serbios empataron 1-1 y son escoltas de los sudamericanos.

Australia hubiese preferido que Messi estuviese en este momento de regreso al Barcelona, pero el estelar delantero de 21 años logró finalmente el aval del club catalán para quedarse, y fue protagonista en la apertura.

Pero otra figura que generó titulares fue el delantero suplente Acosta, quien a poco de ingresar metió el gol de la victoria. El jugador de 20 años del Sevilla es bastante humilde, ya que dice que sólo la tuvo que empujar a la red tras un remate de Messi. Y no miente.

Acosta salvó nuevamente a Argentina, ya que en el pasado preolímpico sudamericano un gol suyo de cabeza sobre la hora le dio el boleto a la albiceleste.

"Es una alegría enorme el haber aportado un granito de arena más para mi país", expresó Acosta a la prensa previo a un entrenamiento el viernes por la tarde de los jugadores suplentes. Los titulares --Messi, Juan Román Riquelme, Sergio Agüero, Javier Mascherano y los demás-- se quedaron en el gimnasio del hotel.

Acosta ingresó a 11 minutos del final por Agüero, en un cambio con el que el técnico Sergio Batista buscó oxigenar la delantera. Y la movida rindió los frutos.

"Estaré esperando el llamado siempre, para eso estoy en la selección", enfatizó el joven atacante, campeón con el Lanús y con la selección Argentina en el mundial sub20 de Canadá.

"Uno sabe los jugadores que hay (en la delantera) y uno tiene que saber que cuando te llaman tienes que rendir al máximo", agregó.

Todo indica que Argentina saldrá sin variantes respecto a la alineación que presentó ante Costa de Marfil, con un esquema ofensivo integrado por Riquelme, Messi, Agüero y Ezequiel Lavezzi, aunque los dos primeros responsables de llevar las manijas del equipo.

Argentina debería tomar nota sobre este antecedente: los australianos son familiares en el fútbol olímpico, con seis presencias consecutivas. En Atenas 2004, superaron la fase de grupos.

Acosta y el portero suplente Sergio Romero vieron jugar a los australianos y destacaron algunas de sus fortalezas.

"Es un equipo ordenado", señaló Acosta a la AP.

"Saben jugar muy bien al contragolpe y tiene a dos mediocampistas que son rápidos por los laterales", dijo Romero. "Hay que tener cuidado".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida