México: Evalúan medidas de seguridad por tiroteo fuera de estadio

MEXICO ( AP). Los dirigentes del fútbol mexicano condenaron el tiroteo que provocó la suspensión de un partido de primera división entre el local Santos y Morelia y convocaron a una reunión el lunes para evaluar posibles medidas de seguridad.

" Tenemos que estar unidos contra la violencia, tenemos que poner un 'hasta aquí'", dijo el presidente de la Federación Mexicana de Fútbol, Justino Compeán, que convocó tras el tiroteo a una conferencia de prensa en Bogotá, donde asistía al Mundial Sub20.

La balacera se desató el sábado afuera del estadio TSM en la norteña Torreón, cuando los ocupantes de tres camionetas no acataron las órdenes de elementos de las fuerzas armadas, según informó la policía municipal.

Los jugadores salieron corriendo a buscar refugio en los vestuarios y cientos de espectadores invadieron la cancha tratando de alejarse del peligro. Algunas de las balas impactaron en el estadio sin causar víctimas.

Un policía sufrió heridas y las autoridades dijeron que estaba en condición estable.

" Lo que sucedió fue una situación fuera del estadio, pero finalmente afecta al fútbol", dijo el secretario general de la Federación, Decio de María. " Afortunadamente no hubo incidentes dentro del estadio"

Santos dijo el domingo en un comunicado que algunas balas impactaron en el estadio.

" Un cristal de las oficinas de TV Azteca, una de las rampas de acceso al sótano, la estructura poniente (oeste) del estadio, la barda perimetral del TSM, así como una de las suites fueron blanco de balas perdidas durante el enfrentamiento", afirmó el club.

De María dijo que el lunes habrá una reunión en la FMF para determinar qué medidas adicionales se pueden tomar.

" Lo que sí es muy importante es que estamos citando a una junta, porque este deporte es un espectáculo familiar", afirmó. " El valor más grande que tiene el fútbol mexicano es justo eso, la familia, y bajo ninguna circunstancia debemos permitir que se pierda esa columna vertebral".

Las imágenes televisivas desde el estadio de Santos mostraron a hombres y mujeres con niños en brazos que huían por el césped en busca de refugio. Otros simpatizantes se resguardaban entre las butacas de las tribunas.

Algunos jugadores, como el argentino Emanuel Ludueña, subieron a la tribuna para llevar a sus familiares a los vestuarios.

" Queremos decirle a la afición que esté tranquila, que se van a tomar todas las medidas necesarias para que venga al estadio como siempre", dijo Ludueña en una rueda de prensa el domingo. " Sabía que estábamos todos protegidos acá adentro, fue lo primero que se me cruzó y por eso fui a ver a mi familia. Acá adentro estábamos bien y no había peligro".

Este es el primer partido de la liga mexicana que se suspende por un incidente relacionado a la violencia de grupos del narcotráfico.

" Estamos tranquilos, fue un momento de tensión inesperado, pero fue algo afuera del estadio y tenemos la tranquilidad de siempre los que llevamos tiempo aquí en Torreón", dijo el volante Juan Pablo Rodríguez.

Torreón, a unos 1,000 kilómetros al norte de la capital, ha sido en tiempos recientes escenario de enfrentamientos entre grupos del narcotráfico.

Fue por eso que el delantero ecuatoriano Christian Benítez pidió a Santos que lo transfiriera, según aseguró el propio jugador, que ahora juega para el América de la capital.

" Viví un par de incidentes con mi familia y la verdad es triste lo que se vio", dijo Benítez el domingo. " Ojalá que eso no se vuelva a ver, yo estoy triste por mis compañeros, espero que sea la última vez".

Más de 35,000 personas han perdido la vida en hechos de violencia en México desde el 2006, cuando el presidente Felipe Calderón lanzó una ofensiva militar y policial contra los cárteles de la droga.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.