Mismo guión en España: Barcelona vs. Real Madrid

MADRID (AP). La largada de la liga española despierta más atención tras el campeonato mundial ganado por la selección, pero hay un detalle que sigue intacto: el título volverá a ser un mano a mano entre el Real Madrid y el Barcelona.

El experimento galáctico _en su segunda parte_ de la pasada temporada no le redituó un solo trofeo al Real Madrid, así que el presidente Florentino Pérez prefirió esta vez conseguirse un nuevo entrenador. Manuel Pellegrini recibió su finiquito apenas se bajó el telón y José Mourinho llegó de inmediato para tomar las riendas.

La trayectoria de Mourinho es impecable, y lo que se espera del técnico portugués es que por lo menos acabe una racha de cuatro derrotas consecutivas ante el Barcelona y asegurar algún festejo en la Plaza Cibeles por primera vez desde que el conjunto merengue salió campeón en 2008.

Mourinho es un campeón de Europa con el Inter de Milán y el Porto, además de ostentar cinco títulos con el Chelsea. La personalidad del "Special One" parece cuajar con las ambiciones del Madrid.

"Quiero hacer historia", afirmó Mourinho. "Nunca diré basta."

Un año después de invertir 250 millones de euros (343 millones de dólares) en fichajes, el Madrid ahora se gastó un cuarto de ese monto. El que más caro salió fue el argentino Angel Di María, extremo del Benfica, por 25 millones de euros (31,7 millones de dólares). También llegaron los centrocampistas alemanes Mesut Oezil y Sami Khedira, además del defensor Ricardo Carvalho, predilecto de Mourinho desde sus tiempos en el Porto y Chelsea.

Con Kaká fuera por lesión hasta diciembre, Oezil y el juvenil Sergio Canales se perfilan para ser los acompañantes de Cristiano Ronaldo. El portugués no sólo queda como el hombre estandarte del ataque, sino que abre una nueva era en el club tras la salida de los históricos Raúl González y José María "Guti" Gutiérrez. El arquero Iker Casillas ha quedado como el único sobreviviente de la última época de gloria del club.

Mientras Mourinho ha tenido que hacer borrón y cuenta nueva, la forma avasalladora con la que el Barcelona derrotó al Sevilla en la Supercopa española ratificó que los campeones de las últimas dos ligas siguen igual de entonados.

El Barcelona puede presumir de contar con ocho jugadores de la selección que en julio ganó el Mundial tras el fichaje del goleador David Villa por quien desembolsó 40 millones de euros (51 millones de dólares) al Valencia.

Los seguidores del Barcelona confían que el técnico Pep Guardiola siga exprimiéndole el jugo a la cantera del club tras las salidas de Yaya Touré, Rafael Márquez y Dmytro Chygrynskiy. Los tres dejaron vacantes puestos que deberán ser cubiertos por sus nuevos valores debido a que el equipo no atraviesa una buena situación económica.

Bojan Krkic pinta para tener un papel más preponderante en el ataque a costa de Zlatan Ibrahimovic. Tal situación pondría de mal humor al delantero sueco y ello podría afectar la armonía dentro del club, que busca cederlo a préstamo al Milan.

Sin embargo, con Lionel Messi, Xavi Hernández y Andrés Iniesta en el ataque azulgrana, la realidad es que el título debe decidirse con los dos clásicos: el 28 de noviembre en el Camp Nou y el 17 de abril en el Santiago Bernabéu.

"Por el bien del fútbol, espero que la liga no sea cosa de dos", declaró Sergio Busquets, volante del Barsa. "Es cierto que el Barsa y el Real Madrid son los dos mejores equipos de la liga por presupuesto y por la calidad de la plantilla, pero ojalá que la lucha por el título esté mucho más reñida."

Si uno se fija en lo mejor del resto, la verdad es que resulta complicado nombrar a uno con un atisbo de posibilidad de estar en carrera cuando llegue la Navidad.

El delantero brasileño Luis Fabiano lidera a un Sevilla que casi ni se reforzó tras quedar en el cuarto lugar la pasada temporada, a 36 puntos del Barcelona. Las cosas no han comenzado bien para los andaluces, luego que no pudieron entrar a la fase de grupos de la Liga de Campeones.

Para el Valencia, repetir el tercer lugar de la pasada temporada se antoja como tarea imposible tras desprenderse de sus tres estrellas de la selección.

Villa se llevó al Barcelona sus goles y la venta del extremo David Silva al Manchester City inyectó fondos a un club agobiado por las deudas. Esto ha dejado a Juanma Mata como el único hombre en el ataque. Mata, de momento, tendrá que asociarse con el argentino Alejandro Domínguez, Roberto Soldado y Aritz Aduritz. Además, el Valencia también tuvo que dejar partir al zaguero Carlos Marchena y al volante Rubén Baraja.

La dupla conformada por el uruguayo Diego Forlán y el argentino Sergio Agüero por sí sola le otorga al Atlético de Madrid la posibilidad de entreverarse entre los cuatro primeros y entrar a la Liga de Campeones. Los colchoneros también reforzaron la zaga, su punto débil la pasada temporada, con los fichajes del lateral brasileño Filipe Luis (Deportivo de La Coruña) y el central uruguayo Diego Godín (Villarreal), además de retener al volante portugués Tiago en préstamo de la Juventus.

Lo que viene después es una verdadera pelea a mitad de tabla. Joaquín Caparrós dirige a un Athletic de Bilbao de vocación ofensiva. Los campeones mundiales Fernando Llorente y Javi Martínez son las figuras visibles del cuadro vasco. Atención a Iker Muniain, un atacante de 17 años que algunos han empezado llamar como el Wayner Rooney español.

El Villarreal buscará mejorar con Giuseppe Rossi y el brasileño Nilmar al mando de su ataque.

Después de tres temporadas en la segunda división, la Real Sociedad vuelve a primera. Levante y Hércules son los otros dos equipos que ascendieron.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.