Mourinho, picante pero más sosegado, quiere cerrar el año con la Europa League

¿Llegó el tiempo de suavizarse? Jose Mourinho ha conservado su punto picante en su primera temporada en el Mánchester United, pero ha permanecido lejos de las grandes polémicas y puede cerrar el curso con un triunfo en la Europa League que le abriría las puertas de la Champions.

El prestigioso técnico portugués no abandonó sus quejas en las ruedas de prensa, pero nada grave visto su historial anterior de polémicas en el Chelsea, Real Madrid o Inter de Milán.

Sus resultados también han estado lejos de sus años de gloria. A pesar de fichar a Paul Pogba, el jugador más 'caro' del mundo -más de 100 millones de euros, Zlatan Ibrahimovic, Henrikh Mkhitaryan y Eric Bailly, el Manchester United ha finalizado sexto en la Premier League, fuera de los puestos que conducen a la Champions.

Lo que no ha perdido Mourinho es su capacidad para ganar títulos. Este año ya logró la Copa de la Liga y el miércoles en Estocolmo tendrá la oportunidad de conseguir la primera Europa League en la historia del club, que le serviría para entrar directamente en la fase de grupos de la Liga de Campeones. Su rival será el histórico Ajax Ámsterdam.

Uno de los atractivos de la temporada era el enfrentamiento entre Mourinho y Pep Guardiola, aterrizado en los mandos del Manchester City. Pero tanto con el español como con otro enemigo histórico como Arsene Wenger el portugués se ha mostrado relajado, olvidando las batallas del pasado.

Lejos quedaron los tiempos en los que rechazó estrechar la mano al español o al francés.

Más caliente ha sido su duelo con el italiano Antonio Conte, campeón con el Chelsea que le 'heredó'. En su regreso a Stamford Bridge, Mourinho perdió 4-0 y no le gustaron los gestos en el otro banquillo.

Al final del partido, según el Corriere della Sera, le dijo a Conte: "Puedes hacer eso (gestos) con 1-0, pero no con 4-0. Para nosotros es humillante".

En marzo los dos entrenadores fueron separados por el cuarto árbitro tras un agarrón, durante la eliminación del Manchester United en la Copa de Inglaterra.

Tratado de 'Judas' por su antiguo público, el portugués respondió: "Me pueden decir lo que quieran. Hasta el momento en que encuentren un entrenador que les haga ganar cuatro campeonatos, yo seguiré siendo el número 1... Judas es el número 1.

Con los árbitros Mourinho también dejó alguna muestra de su carácter. Fue expulsado por primera vez al descanso en el empate sin goles ante el Burnley, tras un altercado con el colegiado.

De nuevo vio la roja ante el West Ham (1-1) por haber dejado escapar su frustración tirando una botella de agua.

Su último episodio fue la apertura de un procedimiento disciplinario por sus declaraciones sobre el árbitro en un partido contra el Liverpool (0-0).

En la estrategia permaneció fiel a sus principios. Una defensa de hierro y un centro del campo a su servicio. Balance: 15 empates en la Premier League.

Entre las alegrías, el triunfo ante el futuro campeón Chelsea a mediados de abril (2-0), utilizando la velocidad de los jóvenes Marcus Rashford y Anthony Martial.

Pero sin duda no fue el año más divertido para el público de Old Trafford. El ataque del United logró 54 goles, lejos del campeón Chelsea (85) y de los otros integrantes del conocido como 'Big Six' de la Premier League.



Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida