El Mundial-2014 arrancó con Jennifer López... dentro de un balón

No rodó, pero la bola luminosa de 90.000 celdas LED que presidía la cancha contenía en su interior el momento más intenso de toda la ceremonia inaugural del Mundial-2014: a Jennifer López, Pitbull y Claudia Leitte, que enloquecieron a una Arena Corinthians de Sao Paulo casi llena.

Con los mismos brillos de las pantallas que componían la bola, emergió ante la bandera de Brasil primero Claudia Leitte, vestida con un sugerente corpiño de lentejuelas azul y ya interpretando las primeras estrofas de la mundialmente conocida "Brasil".

Mientras la canción se fusionaba con los acordes del "We are one" (Ole Ola), tema oficial de la Copa-2014, el elevador interior del esférico subía a sus dos cointérpretes: Jennifer López y el rapero Pitbull.

La actriz y cantante estadounidense iba enfundada en un impresionante body verde de lentejuelas, mientras que Pitbull no dejó de lado para la ocasión sus tradicionales gafas de sol, aunque esta vez las completó con una camiseta amarilla de Brasil.

Los tres demostraron que saben enfrentarse bien a una audiencia mundial y disfrutaron de mucho más protagonismo, tanto en el estadio como en la televisión, que la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y los otros 11 jefes de Estado presentes este jueves en Sao Paulo, que apenas se vieron.

También estuvo presente en el evento el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, que por fin vio en marcha en esta agradable tarde soleada al Arena Corinthians, uno de los grandes dolores de cabeza de los organizadores.


Como las auténticas superestrellas internacionales, se hizo esperar hasta el último momento, e incluso llegó a dudarse de su presencia en el estadio a menos de una semana de la inauguración, pero 'JLo' revolucionó al público de un estadio casi completamente amarillo.

Sin embargo, no todo el mundo hizo caso a Claudia Leitte, que el martes había pedido a los aficionados que llegarán pronto al estadio para no perderse el show, ya que al comienzo de la ceremonia (18H15 GMT) el recinto estaba a unos dos tercios de su capacidad.

Con las tribunas norte y sur casi repletas, los más retrasados fueron los de la parte este y oeste, donde no dejó de llegar público durante todo el espectáculo.

El grupo de 660 bailarines dirigidos por Daphné Cornez presentó un show dividido en tres partes: naturaleza, gente y fútbol, los "tesoros de Brasil", según su coreógrafa.

El espectáculo fue subiendo en intensidad a medida que se acercaba al motivo que reunirá este jueves a más de 1.000 millones de personas frente al televisor en 200 países del mundo: el fútbol.

Apenas pudieron escucharse con claridad las cuatro cuicas, unos tambores con un característico sonido agudo tradicional que se usan para la samba, con el que comenzó el espectáculo.

De los colores fríos que vistieron los artistas para representar la parte de la naturaleza, se pasó a los saltos de los capoeiristas y amalgama de músicas de este gigante país de más de 200 millones de personas, que acabó 'sambando' en la cancha del Arena Corinthians.

Cada minuto del elaborado espectáculo requirió unas 20 horas de trabajo artístico y se necesitaron 84 horas de ensayo para coordinarlo.

El verdadero balón del Mundial-2014 comenzará a rodar a las 20H00 GMT, cuando salten al campo las selecciones de Brasil y Croacia, encargadas de abrir esta "Copa de las Copas", como la definió la presidenta Rousseff, que este jueves, rompiendo la tradición, no dio ningún discurso.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida