Mundial: España desafía historia con su mejor generación

MADRID (AP). Una generación dorada de futbolistas, el aval de un título continental y la esperanza de una afición entregada al buen juego de su selección se funden en el sueño más realista que ha vivido España de conseguir un Mundial por primera vez en su historia.

Los vigentes campeones de Europa viajan a Sudáfrica con la etiqueta de favoritos y casi con la obligación de superar la barrera de los cuartos de final y pelear por el torneo. Todo lo demás podría ser entendido como un fracaso.

España rompió en la Eurocopa de 2008 una racha de 44 años sin un título de renombre internacional. Pero eso fue en Europa. Porque en los mundiales, el papel de la Roja ha sido más bien pobre. Nunca ha jugado una final y su mejor resultado, un cuarto puesto, se remonta a Brasil 1950. Desde entonces, ni siquiera ha asomado la nariz en semifinales.

El técnico Vicente del Bosque lleva meses intentado rebajar la euforia y pidiendo públicamente a su plantilla que evite la relajación.

"Hay mucha presión, particularmente sobre los jugadores en sus respectivos equipos antes de la Copa del Mundo, pero también hay un gran optimismo", aseguró Del Bosque. "Es un momento bueno del fútbol español".Con una columna vertebral estructurada en torno al mediocampo y la defensa de Barcelona, que la temporada pasada batió todos los récords posibles con sus seis títulos, las expectativas españolas son más altas que nunca.

"Cuentan con algunos jugadores absolutamente fantásticos y sin ninguna duda juegan un fútbol muy bonito. Para mi, España es el mejor equipo del mundo actualmente", reconoció el argentino Lionel Messi, quien comparte vestuario en Barcelona con algunas de las estrellas españolas.

España se entusiasma al contar con una formidable generación de futbolistas en la que sobresalen los delanteros Fernando Torres y David Villa; los volantes Xavi Hernández, Andrés Iniesta y Cesc Fábregas; y el guardameta Iker Casillas.

Pero en la recta final de la temporada, las lesiones amenazan el bloque de la selección. Jugadores decisivos como Iniesta, Torres y Fábregas arrastran graves problemas físicos y todavía es una incógnita si su recuperación les permitirá llegar en plenitud de facultades a Sudáfrica.

"Esperamos que no sean lesiones graves y que se pongan bien lo antes posible", dijo del Bosque.

España quedó encuadrada en el Grupo H junto a Suiza, Honduras y Chile. Será la última de las selecciones importantes en debutar, el 16 de junio frente a Suiza en Durban. Si supera la primera fase le aguarda un cruce de octavos peligroso, en el que podría medirse a Portugal, Costa de Marfil e incluso Brasil.

Salvo algunos retoques, la selección será la misma que conquistó el título europeo hace dos años, con un once titular que los niños recitan de memoria.

Luis Aragonés dejó su sitio en el banquillo a Del Bosque sin que aparentemente se notara mucho el cambio. La Roja ganó los 10 partidos de su grupo de clasificación para el Mundial y ha sumado importantes victorias en amistosos contra Francia en París o Argentina en Madrid.

Su juego ofensivo y de toque es admirado, pero todavía suscita incógnitas sobre su capacidad de respuesta ante las adversidades.

El año pasado, España disputó la Copa Confederaciones en Sudáfrica y, contra todo pronóstico, sucumbió en semifinales ante Estados Unidos, un rival teóricamente inferior. Desde entonces el equipo encadena una racha inmaculada de nueve victorias.

"Aquella derrota nos ayudó a darnos cuenta que el camino al Mundial no iba a ser fácil, pero que teníamos que mantenernos fuertes", explicó Torres.

Torres y Villa forman una de las parejas ofensivas más temidas de Europa. Además, Villa está a punto de superar a Raúl González, máximo goleador de la selección con 44 dianas en 102 partidos. El delantero del Valencia acumula 36 goles en sólo 55.

El mediocampo tendrá a Xavi, Iniesta, Silva y Cesc. En el centro defensivo posiblemente estará Xabi Alonso, tras la exclusión del hispano-brasileño Marcos Senna de la lista final.

En las bandas, Jesús Navas (Sevilla) se ha hecho con un sitio por delante de Santi Cazorla (Villarreal), quien se ha perdido gran parte de la temporada debido a lesiones.

En la defensa, el guardameta Casillas es todo un seguro de vida y el centro de la defensa parece reservado a los barcelonistas Carles Puyol y Gerard Piqué. En los laterales, Sergio Ramos (Real Madrid) es fijo, al igual que Joan Capdevilla (Villarreal).

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.