Mundial: Policía interviene en Ciudad del Cabo y Durban

CIUDAD DEL CABO, Sudáfrica ( AP). La policía se hizo cargo el lunes de la seguridad en los estadios de la Copa Mundial de Ciudad del Cabo y de Durban al agravarse una disputa salarial entre los guardias y la empresa que los contrata.

Los organizadores del Mundial dijeron que llamaron a la policía porque los empleados de la firma Stallion Security Consortium abandonaron sus puestos.

En la madrugada de lunes, la policía apeló a gases lacrimógenos y balas de goma para dispersar a personal de seguridad que se negaba a abandonar el estadio Moses Mabhida de Durban después del partido del domingo que Alemania le ganó 4-0 a Australia.

El comité organizador local informó que el partido entre Italia y Paraguay en el estadio Green Point de Ciudad del Cabo se jugará a las 20.30 (1830 GMT), como estaba programado.

" Los ingresos están abiertos. La policía asumió el control y el partido se jugará según lo programado", dijeron los organizadores en un comunicado.

El director ejecutivo del comité Danny Jordaan afirmó que se trata de un " conflicto salarial entre empleador y empleado".

" Si bien respetamos los derechos de los trabajadores, nos parece inaceptable que entorpezcan un partido y no dudaremos en tomar medidas en circunstancias de ese tipo", dijo Jordaan.

El personal de seguridad abandonó sus puestos al fracasar negociaciones el lunes entre el comité organizador y Stallion.

En Durban, la policía intervino para disolver una protesta de empleados que dicen no les pagan lo suficiente. Al menos dos manifestantes resultaron lesionados cuando las autoridades apelaron a gases lacrimógenos y balas de goma para dispersar a unas 400 personas.

El lunes, los empleados dijeron que se les negó el ingreso al estadio cuando exigieron que se les pagase de acuerdo a un contrato laboral que, según ellos, no está siendo cumplido. Adujeron que se les había reducido sus sueldos en un tercio sin aviso.

No fue posible hablar con los administradores del estadio.

" Hacen estas cosas porque somos pobres y se quieren aprovechar", dijo un guardia que pidió no ser identificado por temor a represalias. "No tenemos dinero para contratar abogados. Presentamos nuestras exigencias y nos dijeron que no siguiésemos trabajando".

En Johannesburgo, por otra parte, hubo una huelga de conductores de autobuses el lunes que afectó a cientos de aficionados que salían del estadio Soccer City tras asistir al partido entre Holanda y Dinamarca.

Jackie Huntley, directora ejecutiva de la compañía administradora del servicio, dijo que la mayoría de aficionados no sufrieron percances, pero que a unos 1,000 que debieron haber sido transportados en autobús desde el estadio fueron trasladados en trenes.

Huntley señaló que la huelga fue sorpresiva. Indicó que los choferes protestaron porque creen que sus turnos fueron cambiados sin avisarles con anticipación, algo que la funcionaria rechazó.

El sistema de transporte ha estado plagado de dolores de cabeza durante la Copa Mundial, resaltando la mala infraestructura de Sudáfrica.

Protestas, algunas de ellas violentas, atrasaron la implementación del nuevo sistema de autobuses el año pasado.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.