Ozil mete a Alemania en octavos con una joyita

JOHANNESBURGO ( AFP). Un golazo del zurdo Mesut Ozil (60), el "Messi de la Mannschaft", le dio la victoria 1-0 a Alemania ante Ghana, este miércoles en Johannesburgo, clasificándola como primera del grupo D del Mundial y ahora deberá enfrentar el domingo a Inglaterra, por un lugar en cuartos.

Los ghaneses, que lideraban la llave antes de la disputa de la tercera y última fecha, se favorecieron con la derrota 2-1 de Serbia ante Australia y avanzaron como segundos, por lo que tendrán a Estados Unidos como rival en segunda ronda, el sábado en Rustenburgo.

El equipo de Joachim Low, que había debutado con una electrizante goleada 4-0 contra Australia y luego se hundió en dudas con la derrota 1-0 ante Serbia, reaccionó este miércoles dando un mensaje de entereza antes del superclásico del domingo que tendrá contra Inglaterra, con la final de 1966 como recuerdo.

Los germanos ganaron su zona con seis puntos, dos más que los ghaneses y los australianos, que pagaron cara una muy mala diferencia de gol (0 contra -3), lo que dejó con la segunda plaza a las Estrellas Negras, que vuelve a repetir presencia en segunda ronda como en Alemania-2006.

Alemania, tres veces campeones mundiales, hizo pesar una vez más su historia pues nunca hizo sus maletas en la fase de grupos, desde su instauración en un formato similar al actual en los cincuenta, y ahora se verán las caras con Inglaterra el domingo en Bloemfontein.

En la primera parte, el primero en levantar a la grada fue Alemania con un centro de Lukas Podolski que casi mete en contra el defensa Jonathan Mensah (9).

'Podo', que comenzó afilado, tuvo la apertura en su bota izquierda (15), pero le entró mal a un centro de Cacau, reemplazante del suspendido Miroslav Klose.

Promediando la etapa inicial, el ritmo del partido aceleró y empezaron a cambiar golpe por golpe.

El zurdito Mesut Ozil casi adelanta a la Mannschaft y Asamoah Cyan contestó para las Estrellas Negras de cabeza, pero el capitán Philipp Lahm salvó en la línea, un poco ayudándose con su mano. El árbitro brasileño Carlos Simon no dijo nada.

El equipo de Joachim Low necesitaba un gol para no depender de lo que sucediera en el Serbia-Australia de Nelspruit y lo intentó con Bastian Schweinsteiger (41), convirtiendo ya en figura al portero ghanés Faruk Kingson.

Sin las dos máximas figuras de cada equipo, Michael Essien y Michael Ballack, ambos baja por lesión antes del inicio del Mundial, el morbo del partido pasó por el cruce de los hermanos Boateng. Kevin-Prince, el que lastimó a Ballack, jugó para Ghana y Jerome para la Mannschaft, aunque no hubo chispas.

En la segunda parte, Asamoah Cyan despertó al gigante (50) regalando una posibilidad clara que terminó en las manos del meta Manuel Nauer.

Entonces, el genio de Ozil, el diferente de la Mannschaft, sin demasiado apoyo de un ausente Thomas Muller, gran socio en el debut, se encargó personalmente de meter a Alemania en octavos con un bombazo desde fuera del área, cruzado, al ángulo derecho de Kingson, imposible de detener (60).

El técnico serbio de Ghana, Milovan Rajevac, mandó a su equipo al ataque y dos minutos después casi iguala Tagoe. Andre Ayew estuvo cerca, pero Lahm se lo tapó cuando el remate iba a la red (66). No era su noche, pero la ayuda llegó de la modesta Australia, un socio impensado al comienzo de la fecha.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.