Paraguay no quiere más prórrogas ni penaltis

Buenos Aires, 23 jul (EFE).- La selección paraguaya ultimó hoy, a puerta cerrada, su preparación para la final de la Copa América 2011 ante Uruguay con el objetivo de lograr el tercer título de su historia en los 90 minutos reglamentarios, sin las prórrogas ni los penaltis de los dos últimos duelos contra Brasil y Venezuela.¿Preparado para los penaltis? "Ojalá no, porque serían 120 minutos de nuevo. Ojalá se pueda definir en los 90, porque sino terminamos con la piernas aquí encima del hombro todos", respondió hoy Justo Villar, portero de la 'albirroja', tras el entrenamiento del equipo en las instalaciones de club San Lorenzo en Buenos Aires.Paraguay quiere la victoria, pero, si puede ser, sin más prórrogas. Sus dos últimos choques, en cuartos de final contra Brasil y en semifinales frente a Venezuela, se alargaron más de 120 minutos cada uno, sin goles en el marcador y con la resolución definitiva del partido, a su favor, desde el punto de penalti."Los muchachos estuvieron entrenando (los penaltis). Yo ni siquiera los miré, porque tengo mucha confianza en ellos", bromeaba hoy Justo Villar, decisivo para la presencia de su selección en la final de este domingo en el estadio Monumental de Buenos Aires, después de detener un penalti tanto a Brasil como a Venezuela."Mañana vamos a tratar de jugar, de mejorar en lo futbolístico y ganar en los 90 minutos. Es lo que queremos. Obviamente, nos vamos a encontrar con un rival muy difícil, pero tenemos nuestras armas para tratar de vencerlo", recalcó, por su parte, el delantero Lucas Barrios en declaraciones a la prensa tras el entrenamiento de hoy."Nadie va a regalar nada. Nosotros tenemos una idea de fútbol, hemos hecho los dos primeros partidos de la fase de grupos muy buenos, los otros no tan buenos, seguramente intentaremos defender lejos del arco, buscar la pelota, atacar y tener situaciones de gol, porque nos gustaría que la final se pueda terminar en 90 minutos", declaró a EFE este sábado el defensa Paulo da Silva.Paraguay sabe que una prórroga no le conviene por el desgaste físico de los últimos dos encuentros, con 120 minutos intensos frente a Brasil y Venezuela, además de que la selección 'albirroja' ha tenido un día menos de descanso que Uruguay, ya que jugó las semifinales el miércoles y la selección celeste lo hizo el martes.Aun así, el delantero Nelson Haedo Valdez advierte: "El partido nos va a hacer olvidar el cansancio. Mañana, si no dan las piernas, correremos con el corazón".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.