Pellegrini en paredón tras debacle europea del Real Madrid

MADRID (AP). Si el fútbol es un estado de ánimo, el técnico chileno Manuel Pellegrini está viviendo sus horas más delicadas desde que asumiera la dirección del Real Madrid hace nueve meses.

La prensa española culpó el jueves a Pellegrini de la sexta eliminación consecutiva del conjunto español en los octavos de final de la Liga de Campeones tras el empate 1-1 frente al Lyon en el estadio Santiago Bernabéu. El computo global de la eliminatoria fue de 2-1 a favor del equipo francés.

El diario deportivo Marca eligió para su portada una enorme foto de Pellegrini con el titular "Fuera". El rotativo AS prefirió la palabra "Catástrofe". El portero Iker Casillas, un peso pesado del vestuario blanco, salió el jueves en defensa de su entrenador.

"Los jugadores son los principales culpables, a Pellegrini le hemos dicho que esté muy tranquilo, que tiene el apoyo de todos", dijo Casillas en rueda de prensa.

Pero el daño ya está hecho. Eliminado de Europa y de la Copa del Rey, en este caso por un club de la tercera división, la liga española que ahora comanda parece un consuelo menor para una plantilla diseñada para grandes gestas deportivas. Y nadie olvida que la final de la Liga de Campeones se jugará el 22 de mayo en el Santiago Bernabéu.

Fue precisamente el argentino Jorge Valdano, director general del Real Madrid y mano derecha del presidente Florentino Pérez, quien acuñó la celebre frase de los estados de ánimo en el fútbol que, tras el empate del miércoles, amenazan con pasarle factura a Pellegrini.

Ni Cristiano Ronaldo, ni el brasileño Kaká, ni el argentino Gonzálo Higuaín. Los 340 millones de dólares gastados por Pérez para su segundo proyecto galáctico se estrellaron contra el fútbol ordenado y pragmático del Lyon.

Después de una primera parte arrolladora, en la que el Madrid pudo sentenciar la eliminatoria, un leve retoque táctico con dos cambios en el centro del campo francés desarmó por completo el planteamiento del chileno.

Nadie encontró una explicación y algunos sectores acusaron a Pellegrini de no haber sabido dar con la tecla que haga funcionar a un conjunto de indiscutibles estrellas del fútbol mundial.

Pellegrini insistió el miércoles en que no tenía en mente la dimisión y que su proyecto es a largo plazo. Casillas, con la derrota digerida, reconoció 24 horas después que el equipo estuvo desordenado en la segunda parte, pero no dudó en pedir un esfuerzo en la lucha por la liga.

"Los veteranos tenemos que inculcar que el Real Madrid no baja los brazos nunca, que hay que encajar los palos", subrayó el guardameta de la selección española. "Pelear vamos a pelear y salvar la temporada con un título de liga que me parece tan importante como la Champions".

En octubre, la humillante derrota del Madrid por 4-0 frente al Alcorcón de tercera división en la Copa del Rey ya puso a Pellegrini en la cuerda floja.

Pellegrini tiene contrato por dos temporadas, y faltan dos meses para el final de la campaña.

Ahora el principal objetivo del Madrid es la liga. El conjunto madridista conquistó el liderato el pasado fin de semana, aunque empatado en puntos con el Barcelona.

Y precisamente el Barsa de Pep Guardiola sigue en la lucha por la Champions, en la que la próxima semana se jugará el boleto a los cuartos de final contra el Stutrgart.

Y en tertulias deportivas relativas al Madrid y al futuro de Pellegrini surge una pregunta difícil de responder actualmente. ¿Qué ocurriría si el Barcelona gana la Liga de Campeones en el campo de su eterno rival?

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.