Del Potro cae ante Djokovic en su debut en la Copa Masters

SHANGHAI, China (AP). Juan Martín Del Potro aprendió una dura lección en su debut en una Copa Masters: a ninguno de los tres grandes del circuito masculino se le puede dar el mínimo respiro.

El argentino sucumbió el domingo 7-5, 6-3 ante el serbio Novak Djokovic, tercero del ranking mundial, al poner en marcha el último torneo de la temporada.

Del Potro, quien este año logró trepar del puesto 65 al octavo en cosa de cuatro meses, dio una buena pelea y pudo haber forzado un desempate en el primer set.

Con el saque 5-6 y 30-30, Del Potro avizoraba el tiebreak, pero se le fue cuando dejó en la red una devolución con la derecha y luego el serbio se quedó con el set con una pelota cruzada que no encontró respuesta.

Del Potro no ocultó su rabia e hizo azotar su raqueta. Igual no se amilanó y con un quiebre se puso arriba 2-1 en el segundo set.

Fue algo pasajero, ya que Djokovic le devolvió gentilezas en el siguiente juego. Luego que Del Potro logró defender su servicio para mantenerse 3-3, Djokovic barrió los tres últimos juegos.

Del Potro, quien arrastra una molestia en el pie desde que alcanzó los cuartos de final del Abierto de Estados Unidos, se lamentó lo que pudo haber sido.

"Cuando uno juega contra (Rafael) Nadal, (Roger) Federer o Djokovic, sólo se te dan una oportunidad o dos. Yo tuve la mía y se me fue", añadió el argentino, que a sus 20 años es el más precoz de los ocho jugadores en competencia.

La victoria fue un promisorio inicio para Djokovic, quien en su debut en la Copa Masters el año pasado no pudo ganar un solo set.

Si bien es el tercer cabeza de serie, Djokovic llegó a Shanghai bajo un manto de incertidumbre para el torneo que reúne a los ocho mejores del año. El serbio, campeón del Abierto de Australia, no logró sobrevivir los octavos de final en sus últimos dos torneos.

"Tengo que admitir que me sentía algo intimidado por el hecho que no pude ganar ni siquiera un set el año pasado", dijo Djokovic. "Pero este año es diferente. Me siento más confiado, un jugador más capaz y maduro".

"Hoy recurrí a mi experiencia. En los momentos clave, pude jugar mi mejor tenis", añadió.

En el otro partido del Grupo Dorado, el ruso Nikolay Davydenko vino de atrás para vencer al francés Jo-Wilfried Tsonga por 6-7 (6), 6-4, 7-6 (0).

Tsonga, quien en enero perdió la final de Australia frente a Djokovic y luego estuvo inactivo tres meses debido a una dolencia en la rodilla, arrancó mal al verse abajo 0-40 en el primer juego pero supo reaccionar.

Debutante en el Masters como Del Potro, Tsonga logró llevarse el primer parcial en un desempate, pero trastabilló con su saque al encontrarse 4-5 en el segundo parcial. Marró un pelota con su derecha, abriendo la puerta para que Davydenko cerrarse la manga.

El ruso se puso 3-0 en el tercer set y todo parecía cantado. Con el saque y abajo 2-5, Tsonga levantó un match point con una arriesgada pelota corta desde la línea de fondo, le quebró el servicio a Davydenko y ganó el siguiente juego con otra excepcional pelota corta.

Tsonga siguió en alza y logró forzar el tiebreak, pero el francés se quedó sin magia en el mismo.

"Tuvo suerte en el tercer set y mala suerte en el tiebreak", declaró Davydenko.

Tsonga atribuyó la culpa al cansancio y apuntó directamente a los recogepelotas por no traerle la toalla cuando quería secarse el sudor, teniendo que hacerlo por sus propios medios.

"Son como unos 10 metros más", dijo Tsonga. "Pero al final del partido la cuenta sale como un kilómetro. Perdí mucha energía en ese esfuerzo".

El lunes arrancará la actividad del Grupo Rojo, integrado por Federer, Andy Murray, Andy Roddick y Gilles Simon.

Nadal, con el número uno del ranking asegurado, no vino a Shanghai debido a una tendinitis en su rodilla derecha, confiando estar listo para la final de la Copa Davis, en la que su España enfrentará a Argentina en Mar del Plata entre el 21 y 23 de noviembre.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida