Real Madrid: ¿una travesura o una falta reprochable?

PARIS (AP). En el mundo del fútbol hay quienes consideran que las autoridades del fútbol europeo no deberían ser demasiado severas con el Real Madrid por una medida atribuida a su director técnico y dos de sus jugadores durante un encuentro por la Liga de Campeones esta semana.

Los partidarios de hacerse de la vista gorda pretenden que el volante Xabi Alonso y el defensor Sergio Ramos no hicieron nada de malo cuando se hicieron expulsar en los últimos minutos del encuentro en que su equipo, Real Madrid, derrotó por 4-0 al Ajax de Holanda.

Aunque el técnico José Mourinho y sus jugadores negaron que se hubiesen hecho expulsar a propósito, su acción en el terreno sugiere lo contrario. Al perder tiempo de manera ostensible y exagerada, pese a que su equipo ganaba por un marcador abultado, Alonso y Ramos prácticamente obligaron a que el árbitro Craig Thomson los expulsara. Alonso prácticamente ni se quejó. Ramos salió del terreno y estrechó la mano del referí.

"Realmente luce terrible", comentó el técnico de Arsenal, Arsene Wenger. "Da una imagen muy mala a nuestro deporte, que no queremos".Las expulsiones fueron muy convenientes para Alonso y Ramos. Anteriormente durante el partido ambos habían recibido tarjetas amarillas por infracciones. También habían recibido otra amarilla en partidos anteriores, de modo que acumulaban dos amonestaciones. Eso era negativo para Real, porque los futbolistas que acumulan tres amarillas en tres partidos de la Liga de Campeones son sancionados automáticamente con una suspensión por un partido.

Si los suspenden por el próximo partido, que será irrelevante para el Real, el equipo madridista no tendrá problemas en no alinear a ninguno de sus mejores futbolistas. Pero Mourinho no quiere estar sin sus dos jugadores para el partido siguiente, en la fase eliminatoria de la máxima competencia europea a partir de febrero del 2011.

Los dos futbolistas integraron la selección española campeona mundial. Mourinho necesita a Alonso para distribuir el juego y a Ramos para defender.

Por eso resultaba más conveniente que Alonso y Ramos recibieran su suspensión ahora en vez de más adelante. Con la tercera amarilla, obtenían la suspensión automática.

Y eso es lo que hicieron. Alonso tardó una eternidad en ejecutar un tiro libre, deteniéndose y volviendo a tomar carrera una y otra vez. Ramos jugó con su media derecha e hizo tiempo de manera flagrante antes de otro tiro libre. De modo que ambos recibieron la segunda amarilla del partido y automáticamente la roja de expulsión.

Ambos no podrán jugar en el partido final en la etapa de grupos, el 8 de diciembre contra Auxerre, en que al Real no le importa el resultado porque ya se clasificó cómodamente.

Los partidarios del Real sostienen que Ramos y Alonso no hicieron nada grave y lo califican de falta leve.

Pero otros creen que los dos jugadores, campeones mundiales, y Real, el equipo que más gana en el fútbol mundial, deberían sentar el ejemplo de juego limpio.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.