San Lorenzo y Cruz Azul, dos debutantes para defender a Latinoamérica

Tras la apertura el miércoles del Mundial de Clubes en Marruecos, el fútbol latinoamericano se prepara ya para la entrada en acción en el torneo, el sábado en cuartos de final con el Cruz Azul mexicano, antes de que el San Lorenzo argentino juegue el miércoles en semifinales.

Serán los dos equipos que representen al fútbol de la región en la gran cita futbolística de cada cierre de año y es la primera vez que estas formaciones acuden al torneo.

San Lorenzo llegará tras ganar este año su primera Copa Libertadores y con la responsabilidad de buscar el primer título para Argentina en el Mundial de Clubes, después de que Boca Juniors (2007) y Estudiantes (2009) quedaran subcampeones en las anteriores participaciones albicelestes.

Los cuatro títulos que ha conseguido Sudamérica en las diez ediciones disputadas han sido logrados por equipos brasileños (Corinthians en 2000 y 2012, Sao Paulo en 2005 e Inter de Porto Alegre en 2006), por lo que el 'Ciclón' quiere dejar alto el honor de su país en esta nueva oportunidad.

San Lorenzo empezará en la competición en Marrakech ese miércoles 17, en la segunda semifinal, pero todavía no sabe contra qué formación.

El adversario del equipo de Edgardo Bauza se conocerá el sábado 13, cuando el Entente Sportive de Setif argelino, campeón de África, y el Auckland City, campeón de Oceanía y ganador el miércoles del partido de apertura mundialista ante el Moghreb Tetuán local (4-3 en penales tras 0-0), se midan en los cuartos de final en Rabat.

"Es el máximo torneo que puede jugar un equipo de fútbol en el mundo, no hay nada arriba de esto", dijo recientemente Bauza a la web de la FIFA.

Será en la capital marroquí y en cuartos de final donde inicie su participación el Cruz Azul mexicano, en su caso contra el campeón de la zona asiática, el Sydney Wanderers australiano.

"Es la primera vez que Cruz Azul va y sabemos la gran importancia de un torneo de esta magnitud, la oportunidad que tenemos de mostrarnos al mundo contra rivales tan fuertes", dijo su entrenador, Luis Fernando Tena, la pasada semana en la concentración en España.

La 'Máquina' afronta el reto con una misión clara: conseguir que México llegue por fin a la gran final del Mundial de Clubes, un objetivo que se le resiste al país pese a que tiene el récord de participaciones, con nueve presencias de sus equipos en diez ediciones. Todas salvo la de 2005, cuando fue el Saprissa costarricense el que representó a la Concacaf.

Hasta ahora, los terceros puestos del Necaxa en 2000 y del Monterrey en 2012 han sido las mejores actuaciones mexicanas.

Esta vez el adversario de cuartos, el Sydney Wanderers, parece asequible, pero si el Cruz Azul supera esa ronda, el obstáculo en semifinales será de primera magnitud, ya que tendrá que enfrentarse al gran favorito de esta edición, el Real Madrid de Cristiano Ronaldo, campeón de Europa y que se encuentra en un gran momento de forma.

Tanto San Lorenzo como Cruz Azul, tras sus éxitos continentales, han experimentado un bajón de rendimiento en los últimos meses y llegan a la competición mundial con varias dudas por disipar.

El equipo favorito del papa Francisco es octavo en su campeonato nacional, mientras que el Cruz Azul acabó decimotercero en el Apertura 2014 y no accedió a los duelos por el título, además de estar ya fuera en la Liga de Campeones de la Concacaf al quedar por detrás del Alajuelense de Costa Rica en su grupo.

La misión se presenta por lo tanto complicada para Latinoamérica, que quiere reivindicar su lugar histórico en el Olimpo del fútbol, en un año en el que Europa ya asestó un zarpazo a su orgullo con el éxito de Alemania en el Mundial, tras victorias 7-1 sobre Brasil en semifinales y 1-0 ante Argentina en la final de Maracaná.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida