Sub20: Lara se queda corto en meta de reeditar campaña del 2003

BOGOTA (AP). La eliminación ante México en los cuartos de final del Mundial Sub20 frustró el sueño del técnico Eduardo Lara de repetir o superar la brillante campaña de su colega Reinaldo Rueda que condujo a Colombia a la semifinal en la versión del 2003.

México echó por tierra las ilusiones del plantel cafetero de coronarse por primera vez en un Mundial Sub20 y en su propio feudo al derrotarlo por 3-1.

Fue un golpe particularmente duro para Lara, de larga trayectoria en la preparación de las categorías juveniles y que llevó en el 2005 a la selección Sub20 a ganar el Sudamericano disputado en tierra cafetera.

Rueda, ahora técnico de la selección mayor de Ecuador, dirigió al equipo colombiano que atrapó el tercer puesto en Emiratos Arabes.

Lara quería salir por la puerta grande en casa, y la campaña en El Campín, a pesar de los sustos, iba viento en popa antes de topar con México.

Colombia llegó ante los "aztecas" con cuatro victorias al hilo conseguidas en su bastión, pero la noche del sábado tuvo una gris presentación. Lara fue superado en su estrategia y los cambios que hizo en los últimos tramos del partido no rindieron frutos.

Lara asumió la responsabilidad de la eliminación y pidió no censurar a sus dirigidos.

"Queríamos seguir, pero lamentablemente se ha perdido ante un duro oponente y el único responsable soy yo", expresó Lara. "No permitiré que se enjuicie a los jugadores; ellos hicieron su mejor esfuerzo".

"La cabeza soy yo, si hubo errores el único responsable es Eduardo Lara", enfatizó el timonel.

Al entrenador se le reprocha especialmente que no haya puesto en la alineación inicial al volante José Valencia, quien marca y hace goles. El "Trencito" Valencia, hábil y veloz, ingresó a los 76 minutos por Duvan Zapata.

También se le critica por demorar algunos cambios de jugadores que parecían cansados en el terreno contra México y no haber buscado la fórmula para contrarrestar a un rival que logró neutralizar a los volantes creativos Michael Ortega y James Rodríguez.

Colombia también perdió la cabeza, se desesperó con el pasar de los minutos y se dejó meter sobre el final el zarpazo del tercer gol en los pies de Edson Rivera.

Colombia había ganado los tres primeros partidos de la ronda de grupos sin muchas complicaciones, pero las alarmas se encendieron en el choque por los octavos de final ante Costa Rica, en que debió remontar un marcador adverso en los pasajes finales del partido.

Esa reacción frente a los "ticos" no se dio contra los mexicanos.

Esta vez, Lara debió salir cabizbajo de la cancha. Tampoco le funcionó su amuleto de la suerte: su hija Valentina, que lo acompañó en las conferencias de prensa.

Frustrado, el técnico dejó su futuro en manos de la federación de fútbol. "Los directivos son quienes disponen para futuros trabajos".

El Mundial, empero, deja como punto positivo a un grupo de jóvenes talentosos que podría darle alegrías al fútbol colombiano en el futuro. Sobresalen jugadores como Ortega, Rodríguez, Valencia y el ariete Luis Muriel, quien se retiró del torneo como uno de los grandes cañoneros con cuatro goles.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.