Sub20: Neymar muestra sus dos caras

TACNA, Perú (AP). Un partido fue más que suficiente para destapar la magia de Neymar y también su tendencia a actos de indisciplina innecesarios.

El delantero del Santos se empachó de goles la noche del lunes en la apertura del Grupo B del Sudamericano Sub20, al marcar los cuatro en la victoria de Brasil 4-2 ante Paraguay.

Pero la perla del fútbol brasileño también se ganó una tarjeta amarilla por juego brusco y sobre el final participó en encontrones con los paraguayos tras la expulsión de su compañero Henrique, el segundo brasileño que recibió la roja en la noche.

Brasil terminó ganando el encuentro, pero con Neymar amonestado y con las expulsiones del mediocampista Zé Eduardo, del delantero Henrique y hasta el técnico Ney Castro.

El capitán brasileño Bruno Ovini culpó a los paraguayos de la violencia en la cancha y consideró que el árbitro les dejó pasar muchas faltas.

"Nosotros esperábamos un partido complicado porque Paraguay pega fuerte", señaló.

Pero también quedaron en evidencia los arranques de ira y de indisciplina del astro del Santos, que se salvó que el árbitro no le sacara el segunda amarilla al final del encuentro.

Neymar arrastra un expediente de indisciplina. En septiemnbre del año pasado, fue suspendido y multado por su club por insultar a sus compañeros y al técnico de Santos, Dorival Junior, porque el timonel no le permitió cobrar un penal. Eso le costó su exclusión en la convocatoria siguiente para partidos amistosos de la selección mayor.

Neymar no habló de los altercados con los paraguayos en el campo, ni de sus cuatro goles, tras el encuentro. Elogió el trabajo colectivo en un partido de dientes apretados.

"Todos estuvieron bien y corrieron", señaló. "Lo hicimos bien en defensa y ataque".

La Confederación Brasaileña de Fútbol destacó que Neymar es de los cracks que no perdonan en el área y lo elogió por su compañerismo. "Después del partido, el anotador de la noche compartió la gloria con sus compañeros".Neymar entró en calor poco a poco, aunque se la pasó desconectado los primeros minutos esperando la asistencia de sus compañeros.

Fue otro brasileño, el zaguero Bruno Ovini, el que dio el primer timbrazo de alerta al remecer el horizontal con un cabezazo.

Pero luego llegó la jugada de penal contra Casey, que cobró la joya brasileña impecablemente a los 26 minutos.

A partir de allí, toda la historia del partido giró alrededor de Neymar, en el estadio Jorge Basadre de esta ciudad fronteriza con Chile.

A los 33, se apoderó de una pelota fuera del área, se zafó de la marca de dos defensas y de derecha la anidó justo al primer palo del arquero.

Su aporte en el complemento fue más que importante porque su tercer gol, a los 60, se produjo poco después que Brasil se quedó con un hombre menos por la expulsión de Zé Eduardo por juego brusco y luego que Paraguay descontó con un gol de Diego Viera.

El cuarto, a los 62, fue para enmarcar: sólo por el costado recibió un pase largo casi con la mano de un compañero, enfiló y con un globo la anidó magistralmente dejando pasmado al portero Mario Obando.

Neymar es uno de los jóvenes que más interés han despertado en Brasil en años recientes. Junto con el volante Paulo Henrique Ganso, ayudó a que Santos ganara el tradicional campeonato paulista, así como la Copa Brasil en 2010.

Ya sido tomado en cuenta en el nuevo proceso de la selección mayor bajo la batuta de Mano Menezes, rumbo al Mundial de 2014 en el que los brasileños serán los anfitriones.

De momento seguirá en Brasil, pese al interés que se mostrado de clubes de Europa. El año pasado renovó por cinco temporadas con Santos y rechazó una oferta multimillonaria del Chelsea inglés.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.