Tevez, un gran fiasco para el fútbol chino

El fútbol chino verá pronto a un Carlos Tevez "diferente", prometió su entrenador: en ocho meses en el Shanghai Shenhua, el jugador mejor pagado del mundo ha sido hasta ahora una gran decepción en el gigante asiático y está en plena lucha por bajar de peso.

La decepción domina de largo la sensación general en China sobre el veterano atacante argentino de 33 años.

Tevez tiene un salario estimado en 38 millones de euros anuales, lo que le sitúa por encima de Neymar (30 millones de euros en el PSG, según la prensa) o de supercracks como Cristiano Ronaldo o Lionel Messi.

Pese a ser el jugador mejor pagado del mundo, apenas ha logrado 2 goles en 14 partidos y su estancia en Shanghai ha sido más noticia por sus lesiones o por su baja forma que por exhibiciones sobre el césped.

La prensa local y los aficionados del Shanghai Shenhua le apodaron "el chico que tiene una gran nostalgia", en un juego de palabras utilizando la pronunciación de su nombre en chino.

Ya enfadó mucho a los hinchas del equipo en abril, cuando fue visto en el parque Disneyland de Shanghai cuando oficialmente había sido declarado baja para un partido por lesión.

En mayo, Tevez realizó unas polémicas declaraciones al hablar de la calidad de los jugadores chinos: "No son muy físicos que digamos y creo también que son muy inocentes. Cuando te pegan te hacen daño, son como brutos".

"No creo que (la Super League china) llegue a rivalizar con los grandes campeonatos de Europa, incluso aunque el mejor jugador viniera. Creo que su fútbol es muy diferente, la gente lo vive también de manera muy diferente", añadió, para enfado de los aficionados de China.

El exjugador del Mánchester United y de Boca Juniors insinuó también que podría abandonar China al término de la temporada de 2017.

El pasado fin de semana, durante una derrota 2-1 en casa, Tevez fue objetivo de burlas cuando entró en juego. Su equipo vaga por la clasificación, con un undécimo puesto de dieciséis equipos.

Ahora es su peso una de las grandes preocupaciones. El miércoles, su nuevo entrenador, Wu Winjui, le había lanzado un aviso, siendo duro con el sobrepeso de Tevez y del colombiano Fredy Guarín.

"Ambos tienen sobrepeso. Necesito ser responsable del equipo y de los jugadores. Cuando estás en el terreno de juego, si no puedes jugar al cien por cien, no tiene ningún sentido que juegues", dijo.

Este viernes mostró un tono más conciliador: "Tevez está ya en una dinámica positiva y lo mostró en el entrenamiento, incluso comenzó trabajo extra por su propia voluntad".

"Este es el tipo de actitud que el equipo necesita y le damos la bienvenida. No tengo dudas sobre el nivel y la experiencia de Tevez, pero de alguna forma ha tenido algunos problemas de adaptación desde que llegó", añadió.

Preguntado por la AFP si Tevez jugaría de nuevo para el club de Shanghai, dijo: "Definitivamente, con su actitud actual veremos a un diferente Tevez".

El clan sudamericano del equipo había tomado por costumbre los tradicionales asados.

Ahora Tevez tiene que demostrar que tiene hambre de goles, para reivindicar que su fichaje no fue el fiasco que muchos temen.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida