Tim Howard paró hasta el viento

ETIQUETAS

SALVADOR, 1 julio 2014 (AFP) - El portero Tim Howard dio una demostración de como atajar y fue la única razón por la que Estados Unidos logró resistir este martes hasta el alargue ante Bélgica, que finalmente ganó 2-1 y se clasificó para cuartos de final del Mundial de Brasil-2014.

El arquero del Everton inglés se interpuso una y otra vez a sus rivales y conjuró 16 lanzamientos de los Diablos Rojos en el partido que cerró los octavos de final, más que ningún portero desde Inglaterra-1966.

Howard advirtió ya en el primer minuto de juego -cuando le ganó con su pie derecho al delantero Divock Origi- que iba a ser un hueso duro de roer para Bélgica, en el partido jugado ante más de 50.000 espectadores en el estadio Arena Fonte Nova de Salvador (noreste).

El portero estadounidense, elegido con absoluta justicia el mejor jugador del partido por la FIFA, hizo paradas soberbias, con sus manos y también con sus pies.

Una y otra vez los ataques de los Diablos Rojos fueron repelidos por Howard, el único motivo por el que Estados Unidos llegó hasta el alargue.

Fue en el tiempo extra cuando el volante Kevin de Bruyne logró acabar con la inexpugnabilidad de Howard a los 93 minutos con un tiro cruzado y esquinado desde el área mayor.

Romelu Lukaku logró batir por segunda vez a Howard a los 104 minutos y aumentó la cuenta para Bélgica, que vio como Estados Unidos descontaba a los 107 minutos por intermedio de Julian Green.

Bélgica jugará el sábado en cuartos de final en el estadio Nacional Mané Garrincha de Brasilia (centro-oeste) contra Argentina.

Los albicelestes vencieron más temprano a Suiza por 1-0 con un tanto también en la prórroga de Angel Di María en el estadio Arena Corinthians de Sao Paulo.

ma/ra

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida