Trayectoria e inexperiencia se combinan en semifinales

VIENA (AP). Una tiene como máxima virtud la fortaleza mental en los momentos decisivos. Otra cuenta con jugadores brillantes. De las dos restantes, una posee una juventud irreverente que no respeta trayectorias y otra un corazón caliente para sobreponerse a la adversidad.

Alemania, España, Rusia y Turquía, cada una a su estilo, son las sobrevivientes de la Eurocopa 2008. Y nadie duda que lo merezcan.

Los alemanes jugarán el miércoles una de las semifinales ante Turquía en Basilea y un día después lo harán España y Rusia en Viena, en busca de un lugar en la final del próximo domingo.

La mentalidad de hierro de los alemanes, campeones de Europa en 1972, 1980 y 1996, apareció cuando debía para lograr la clasificación en su zona ante Austria y luego superar en cuartos de final a Portugal, uno de los máximos favoritos.

Los germanos dominaron al "juego bonito" de los portugueses, le pusieron lazo a Cristiano Ronaldo y Deco, y liquidaron el asunto con pelotas paradas y de contragolpe.

Ahora chocarán con sus discípulos, que buscarán aplicar las enseñanzas contra los maestros.

Turquía, por primera vez en semifinales de la Eurocopa, dio vuelta marcadores adversos tres veces en el torneo, la última en los cuartos de final ante Croacia. Los turcos estaban en desventaja a los 119 minutos del tiempo extra, pero en el último remate del partido empataron 1-1 y luego vencieron 3-1 en la tanda de penales.

Con 1,7 millones de turcos residentes en Alemania y otro millón de descendencia turca, muchos de ellos jugaron o lo hacen en la liga alemana. Algo de la mentalidad, disciplina, compromiso y conciencia táctica de los alemanes ha sido transmitido a los turcos.

"Los turcos han demostrado en el torneo que no puedes darlos afuera, sin importar cuál sea el marcador", reconoció el técnico de Alemania Joachim Loew, quien los conoce bien tras un breve paso por el Fenerbahce y el Adanaspor.

"Eso los hace muy peligrosos".

Turquía sufrió muchas bajas en combate y llega debilitada al compromiso.

Su capitán Nihat Kahveci quedó descartado para el resto de la Eurocopa a causa de un desgarro en el muslo derecho. A él se suman las lesiones de Servet Cetin, Tumer Metin y Emre Belozoglu, en duda para jugar contra Alemania.

El arquero Volkan Demirel todavía debe pagar con otro partido su expulsión ante República Checa por agredir a un rival, mientras Tuncay Sanli, Arda Turan y Emre Asik recibieron la segunda amarilla contra Croacia y están suspendidos.

"Más allá de lo que pase, tendremos 11 jugadores en la cancha que darán los mejor por el equipo. Los problemas con las lesiones y las suspensiones no fortalecieron más como grupo", afirmó el volante Hamit Altintop, que juega en el Bayern Munich.

Siempre favorita por la calidad de sus jugadores, España dio un paso gigante el domingo para despojarse de la maldición que la acompaña desde que ganó la Eurocopa en 1964, su primer y único gran trofeo.

Lo hizo ante el campeón del mundo Italia, al que nunca había vencido en el gran escenario, 4-2 en definición desde los tiros del penal.

España no pasaba los cuartos desde la Eurocopa 1984, en la que jugó su última final.

Además, es el único equipo que ganó su zona y sigue en carrera.

"Teníamos esa guerra interna con los cuartos de final. Por suerte hemos pasado la barrera", dijo el arquero Iker Casillas, héroe de la noche al atajar los penales a Daniele De Rossi y Antonio Di Natale.

De los cuatro sobrevivientes, la "Furia Roja" probablemente tenga la plantilla más dotada.

El atacante David Villa es el máximo goleador del certamen con cuatro goles. Casillas es uno de los mejores en su puesto. En defensa Carles Puyol y Carlos Marchena brindan plenas seguridades y en el mediocampo si Andrés Iniesta y Xavi Hernández no están en un buen día, como pasó ante Italia, entonces aparecen Cesc Fábregas y Santi Carzola para tomar la posta.

El próximo escollo es conocido y por eso respetado. España le ganó 4-1 a Rusia en el debut, pero el técnico Luis Aragonés entonces declaró que no quería volver a enfrentarse con los rusos, tal vez previendo lo que sucedería con el equipo conducido por el holandés Guus Hiddink, que se metió en semifinales por primera vez en su historia tras vencer 3-1 a Holanda en tiempo extra.

Rusia tiene el plantel más joven de los cuatro. Pero ello no ha sido un problema. Hiddink, un experto en llegar lejos con equipos de segundo nivel, les inculcó una mentalidad ganadora a sus muchachos, muy fuertes físicamente y con una dosis de calidad que aporta el enlace Andrei Arshavin, figura ante Holanda.

"Esta vez será completamente diferente. No por haberles ganado 4-1 ahora la tenemos fácil. Es un equipo muy duro, que además tendrá un día más de descanso. Pero este grupo está convencido de llegar a la final", sostuvo Aragonés.

Más salvaje que nunca llega la 6ta temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.