Estados Unidos busca recuperar en casa la hegemonía en la Concacaf

Houston (EE.UU.), 2 jun (EFE).- La selección de Estados Unidos llegará una vez más a la Copa Oro como la favorita al título y esta vez con el acicate de recuperar la hegemonía en la Concacaf, que en la pasada edición del torneo le arrebató México con una inesperada goleada por 5-0 en la final. La selección de Estados Unidos comienza con la Copa Oro otro ciclo bajo la dirección de Bob Bradley, quien ha prometido el equipo más ofensivo y pirotécnico desde que llegó al banco en 2006. Bradley es consciente que ya tiene formado el núcleo central de la selección y la Copa Oro es la oportunidad para dar paso a nuevos valores con miras a las eliminatorias del Mundial de 2014. Pero el gran interés de los estadounidenses en la undécima edición de la Copa Oro pasa por la revancha de la final del 2009. México acumula cinco títulos en la historia de la competición y el equipo de 'las barras y las estrellas' le sigue con cuatro. La goleada en la final se convirtió en la peor que había sufrido EE.UU. como local desde un resultado similar ante Inglaterra en 1995 y la primera en su propio campo ante México desde 1999, tras una racha de once partidos consecutivos de triunfos y empates. El propio Bradley admite que fue una derrota muy difícil de asimilar y que todos la recuerdan, factor que les va a generar mayor motivación en la nueva edición. En esta nueva etapa Estados Unidos quiere dejar de depender de los goles casi milagrosos del delantero Landon Donovan, del Galaxy de Los Ángeles, o de los centrocampistas Clint Dempsey y el hijo del técnico Michael Bradley. Estados Unidos debe presentar una mezcla experiencia y nuevos valores, a partir de la 'vieja guardia' compuesta por el guardameta Tim Howard y los defensas Carlos Bocanegra y Oguchi Onyewu. Con la defensa y el centro del campo ya definidos, donde volverán a estar los jugadores más veteranos y radicados en Europa, Bradley quiere buscar a los nuevos goleadores, una tarea ardua debido a la abundante oferta. Una vez más el joven punta Jozy Altidore es la gran promesa que no acaba de hacerse realidad y no parece que llegue en su mejor momento luego de jugar con el Bursaspor turco. Un joven de 18 años, el delantero de origen colombiano Juan Agudelo, también se presenta como esperanza goleadora, como demostró en su debut frente a Argentina al marcar el empate 1-1. Pero desde entonces, Agudelo ha venido a menos con los Red Bulls de Nueva York, donde ya no es titular, y ahora es una incógnita en la selección. La sorpresa de la convocatoria de Bradley es el ariete Freddy Adu, que ya fue visto como la gran promesa del fútbol de este país. Adu, quien hoy cumple 22 años, decepcionó cuando emigró a Europa para fichar por el Rizespor de la segunda división turca. Bradley ha decidido darle una nueva oportunidad, quizás la última. Revanchas aparte, Estados Unidos quiere también el título para volver en el 2013 a la Copa Confederaciones, que se jugará en Brasil, como representante de la Concacaf, un rol que cumplió con buen desempeño en la edición del 2009 disputada en Sudáfrica. La selección del país anfitrión fue emparejada en el Grupo C, que completan Panamá, Canadá y Guadalupe.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.