El holandés Wesley Sneijder afronta una semana especial

RÍO DE JANEIRO (AFP). Wesley Sneijder, sin duda el jugador holandés más conocido en Brasil, vive una semana muy especial ya que acaba de cumplir 30 años (el lunes) y el viernes vestirá la camiseta Oranje por 100ª vez, en el partido que Holanda enfrentará a España, en una repetición de la final de 2010.

Hace cuatro años, en Sudáfrica, el menudo centrocampista fue uno de los artífices del pase de Holanda a la final, sobre todo al inscribir dos goles para eliminar a Brasil en cuartos de final, por lo que podría temer un mal recibimiento en el país sudamericano.

"La gente me reconoce, pero no siento ninguna agresividad, todo lo contrario", explicó Sneijder en conferencia de prensa el pasado lunes.

Durante un paseo realizado al inicio de esta semana en la playa de Ipanema, en Rio, el jugador del Galatasaray turco fue uno de los más aclamados por los transeúntes, al punto que en un momento determinado Sneijder quedo rodeado por varias decenas de aficionados que gritaban: "Venid a ver, es el pequeño", en referencia a su 1,70m de estatura.

"La situación no estaba bajo control, pero estas personas tenían buenas intenciones. Nadie fue negativo", aseguró el centrocampista, feliz de este ambiente "típico del Mundial".

Un campeonato que el excentrocampista de Ajax, Real Madrid e Inter, comenzará como titular pese a una irregular temporada en Turquía, por las ausencias de Rafael van der Vaart y de Kevin Strootpman, ambos lesionados.

"Me dormí un poco al inicio de la temporada, pero he trabajado mucho y ahora he sido recompensado", explicó Sneijder, que ha perdido el brazalete de capitán en favor de Robin van Persie.

- Líder, pero ya no capitán -

"Está claro que duele, pero es así", admite. "Pero aunque ya no sea el capitán, sigo siendo uno de los líderes del equipo", añade.

Un líder consciente del momento actual de su equipo: "Quizás ya no seamos uno de los equipos punteros. Pero podemos ganar a España. Para eso tendremos que jugar como bloque", declaró con respecto al primer partido, el viernes, contra la campeona del mundo.

Pese a las críticas de la prensa holandesa por la decisión del seleccionador Louis van Gaal de jugar con cinco defensas contra España, Sneijder apoya al técnico. "Poco importa que esta táctica no sea una táctica ofensiva a la holandesa. Lo que cuenta es el resultado. Y con este nuevo esquema, podemos inquietar a cualquiera", dijo.

"Lo que me hace igualmente optimista es el ambiente del grupo. Excelente. Mucho mejor que hace dos años (en la Eurocopa-2012). Y haré todo lo posible para que así continúe porque sé por experiencia que es un factor muy importante en el éxito de un torneo", admitió el centrocampista, que espera estar en activo al menos otros cuatro años.

"Hace algunos años, yo calificaba a los treinteañeros de viejos. Ahora es mi turno, pero no tengo ganas de retirarme inmediatamente", apuntó.

Sneijder tiene una revancha con la Roja, puesto que la derrota en la final de Sudáfrica-2010 "es una cicatriz que no se ha cerrado aún". "Me duele cada vez que lo recuerdo", añadió.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida