Al llegar Navidad, la élite domina las principales ligas

EEUU (AP). En España no hay sorpresas, en Inglaterra tampoco, en Alemania menos. Al llegar la Navidad, la única liga de las cuatro más importantes de Europa que ofrece un paisaje inesperado en la cima es la italiana.

A fines de agosto, tras las primeras fechas de la temporada, en esta columna hablábamos de una nueva especie: los "Súper Clubes" que, con estrellas hasta en el banco de suplentes, amenazaban con dominar sus campeonatos y la primera fase de la Liga de Campeones.

En esta categoría incluimos a los finalistas de la Champions pasada, Barcelona y Manchester United, y a sus archirrivales de billetera honda, Real Madrid y Manchester City. Para ellos, decíamos, la competencia en serio arrancaría más o menos en febrero de 2012.

Esta semana en que comienza el receso navideño _excepto en la Premier inglesa, que acelera su calendario_ ofrece un respiro de mitad de temporada para ver qué tan certera fue aquella teoría.

Por su desequilibrado reparto de ingresos, la liga española es el terreno más fértil para que se consolide la tendencia de los Súper Clubes. Valencia fue en 2004 el último campeón que no se llamaba Barcelona o Real Madrid y que aparezca otro parece hoy un sueño cada vez más lejano para millones de simpatizantes.

Esta temporada, Betis primero y Levante después cometieron la locura de subirse a la punta. El recién ascendido Betis fue líder de la cuarta a la sexta fecha y los "granotas", de la séptima a la décima.

Pero el peso de dos planteles que pueden dejar en el banco a Kaká y a Cesc Fábregas se impuso en la 11ma jornada, cuando Real Madrid quedó primero y Barsa segundo. Desde aquel 29 de octubre, nadie duda que el 13 de mayo uno de los dos será el campeón por décima vez en doce años.

En Inglaterra también se mantuvo la tendencia con la que arrancó el año, en la que los dos equipos de Manchester arrasaban a sus rivales. City y United sólo han perdido un partido cada uno y los Ciudadanos van primeros sólo porque sus rivales de patio empataron un encuentro más.

El Man City de los petrodólares, que acaba de cumplir dos años al mando del italiano Roberto Mancini, estuvo en la punta en 15 de las 16 fechas y se dio el lujo de golear a su clásico rival 6-1 en el sacrosanto Old Trafford.

El único que estuvo cerca de mantenerles el paso es Tottenham, que logró una racha de seis victorias para quedar tercero a cinco puntos de United y tiene un encuentro suspendido por los saqueos de agosto en Londres. Pero Chelsea está a nueve unidades de la cima y Arsenal y Liverpool, a 12.

Es interesante ver que se rompe la hegemonía de los Cuatro Grandes de la década pasada (United, Arsenal, Chelsea y Liverpool), pero el riesgo es que sea reemplazada por una más aburrida lucha entre dos potencias.

La gran diferencia en el caso de los ingleses _y la principal contradicción a nuestra hipótesis_ es que los dos de Manchester no verán los octavos de final de la Champions, tras decepcionar en sus grupos. En cambio, Barsa y Madrid avanzaron con comodidad.

Otro instalado en octavos en Europa es Bayern Munich, que además se consagró "campeón de invierno" de la Bundesliga con tres puntos de ventaja sobre Schalke y el monarca vigente Borussia Dortmund.

La marcha de los bávaros no ha sido tan inmaculada, porque perdieron cuatro veces. Pero entre sus 12 victorias en 17 fechas acumulan un 5-0 a Hamburgo, un 7-0 a Friburgo, un 4-0 a Hertha Berlin y otro a Nuremberg. También ganaron tres veces 3-0 y tienen una diferencia de goles abrumadora: 43 a favor y 10 en contra.

Si logran mantener el ritmo, los de Jupp Heynckes recuperarán la corona ganada siete veces desde 2000, una estadística que respalda su candidatura a la nueva casta de Súper Clubes.

La Serie A ofrece un paisaje novedoso porque, tras un lustro dominado por Inter y el título de Milan la campaña pasada, Juventus ha vuelto a los primeros planos. El equipo de Antonio Conte llegó puntero a la fecha del martes y miércoles, postergada en el inicio del campeonato por una huelga de jugadores.

Claro que esto no es una sorpresa en términos históricos, ya que se trata del equipo más exitoso del calcio, con 27 títulos. Es más bien una resurrección tras el escándalo de arreglo de partidos que llevó a la Juve a perder los títulos de 2005 y 2006 y a jugar una temporada en la Serie B.

Pero la "Vecchia Signora" por ahora pertenece más a la antigua realeza del fútbol continental que a su nueva élite.

Un postulante más serio es el Milan, que el martes le quitó la punta a la Juve al menos por una noche al vencer 2-0 al Cagliari. El "Rossonero", también clasificado a octavos de la Copa de Europa, suma 34 puntos y necesita que Juventus (33) pierda o empate el miércoles con el escolta Udinese (31) para llegar a Navidad compartiendo la cima con uno de los dos.

Apoyado en la fortuna del ex primer ministro Silvio Berlusconi, Milan se afianzará aún más si agrega a su admirable delantera al díscolo Carlos Tevez y lo logra mantener contento en una escuadra que ya tiene estrellas inquietas como Zlatan Ibrahimovic y Robinho.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.