La reconstrucción obligada de Alemania para las semifinales

Después de las bajas de Mats Hummels (suspendido) en defensa y Mario Gomez (lesionado) en ataque, fue el mediocampista Sami Khedira, también lesionado, el que fue declarado baja para la semifinal de la Eurocopa con Alemania ante Francia, lo que obliga a su seleccionador Joachim Löw a remodelar todas las líneas antes del jueves.



Suspendido, Hummels no estará al lado de su futuro compañero del Bayern Jerome Boateng en el centro de la defensa. El regreso programado a una defensa de cuatro, después de la de tres diseñada para los cuartos ante Italia, y la intención firme de Joachim Löw de conservar a Joshua Kimmich, un volante defensivo, como lateral derecho, sólo deja en el aire una cuestión.

En el partido ante Ucrania, en el que Hummels estaba lesionado, Shkodran Mustafi jugó como central izquierdo, marcando el gol del 1-0 de cabeza. Löw podría preferir a Benedikt Höwedes, titular el sábado y que "hizo muy buen trabajo", según el seleccionador. "Es un luchador excepcional (...) Su punto fuerte son los duelos, ganó casi todos los duelos por alto contra Italia. Tuvo un gran combate físico con Pellé y dominó a su adversario", resumió.

Además, Höwedes ocupaba ya ese puesto en el título mundial de 2014 y conoce bien a Boateng, con el que componía el centro de la defensa de los campeones de la Eurocopa Sub-21 en 2009.



Con Khedira fuera, toda Alemania retiene el aliento, rezando para que la rodilla derecha de su viejo capitán, Bastian Schweinsteiger, se recupere a tiempo de los esfuerzos exigidos el sábado ante Italia, donde disputó 100 minutos.

"Espero y deseo, por el equipo, que Bastian lo consiga y esté en forma, porque puede aportar mucho, pero no alinearé un jugador del que no estoy seguro que pueda seguir el ritmo del partido al 100%. No nos lo podemos permitir en un partido de eliminación directa", anunció Löw.

"Tengo confianza en todos los jugadores, incluso en los que todavía no han jugado", aseguró el seleccionador.

Tendrá que elegir entre el mediocampista del Borussia Dortmund Julian Weigl y el del Liverpool, Emre Can.

"Son dos jugadores un poco diferentes. Can es muy potente y muy bueno técnicamente. Podría venirle bien a nuestro juego. Por un lado, Wegl es también un muy, muy buen jugador. Cierra bien las trayectorias de pase, tiene un muy buen posicionamiento y es muy seguro con el balón en los pies", detalló el seleccionador, que se ha dado "dos o tres días" para decidir.



Mario Gomez trabajó muy duro para poder estar en la Eurocopa-2016 y poder disputar la final el día de su 31 cumpleaños, pero no podrá hacerlo, ya que fue declarado baja por lesión para el resto del torneo.

"Mario es un atacante que puede marcar en su primera ocasión, tan bueno con la derecha, como con la zurda o la cabeza. Y es también peligroso por sus últimos pases, sus movimientos en el área y su juego con la cabeza, echaremos de menos todo eso", reconoció Löw.

Es quizás la hora de la revancha para Mario Götze, protegido del seleccionador, pero decepcionante en sus tres primeros partidos, ya fuera como 'falso 9' o como volante ofensivo.

Podría ocupar esa posición en punta, un puesto para el que competiría con Thomas Müller.

"Müller es un jugador que, por sus desplazamientos, puede crear peligro en la defensa. Es muy peligroso en el área. Es la diferencia con Mario Götze, que es un jugador que puede proteger el balón arriba, que sabe ofrecerse en punta y luego pasar", resume Löw.

Tampoco es descartable la idea de un ataque con dos puntas, aunque ello quizás fuera un experimento demasiado arriesgado para toda una semifinal de la Eurocopa, por parte de un seleccionador con reputación de conservador y poco amante del riesgo.



Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida