Más nieve cae sobre Texas y el sur a días del Super Bowl

DALLAS ( AP). Una nueva ola de clima invernal azotó el viernes a Dallas con hasta 12,5 centímetros (5 pulgadas) de nieve, que volvieron peligroso circular en automóvil y forzaron a cancelar cientos de vuelos cuando decenas de miles de fanáticos del fútbol americano intentaban llegar a la ciudad para el Super Bowl.

El norte de Texas aún buscaba recuperarse de la nevisca del martes, parte de un frente frío que paralizó esta semana gran parte del país con nevadas, tormentas eléctricas y temperaturas heladas.

El Servicio Meteorológico Nacional emitió el viernes una alerta de tormenta invernal para Arlington, donde está el estadio Cowboys, sede de la final del fútbol americano que disputarán el domingo los Packers de Green Bay y los Steelers de Pittsburgh. El pronóstico prevé un día soleado con temperaturas de 5 a 10 grados centígrados (40 a 50 Fahrenheit) y los organizadores dijeron que el techo retráctil del estadio permanecerá cerrado.

El vecino estado de Oklahoma, que se recuperaba de una nevada de hasta 50 centímetros (20 pulgadas), recibía más desde la madrugada del viernes. La acumulación total podría ser de entre 7,5 y 10 centímetros (3 a 4 pulgadas), dijo la meteoróloga Cheryl Sharp. Se esperaba aún más nieve para el domingo.

Una lluvia helada y aguanieve afectaron a estados del sur y causaron al menos cinco muertes en accidentes de tránsito en Luisiana, Alabama y Misisipí.

El clima les traía problemas a los fanáticos que iban camino a Dallas. American Airlines y su subsidiaria Eagle cancelaron más de 300 vuelos que debían llegar allí. El aeropuerto Love Field, principal terminal de la aerolínea Southwest, cerró a las 3 de la mañana por la nieve acumulada en las pistas. Se esperaba que volviera a operar al mediodía.

Sammy Sandu, de 32 años, llegó desde Columbia Británica, Canadá, pero su hermano no podía viajar desde Miami y un amigo en la canadiense Vancouver suspendió su viaje.

" Es como: '¡Oh, no, estoy de vuelta en Canadá!'", dijo Sandu.

Aunque la temperatura en Dallas rondaba los 6 grados centígrados bajo cero (20 Fahrenheit), no era probable que esto amedrentara a los equipos de la gran final: en Pittsburgh la temperatura era la misma el viernes y en Green Bay estaba un poco más baja.

" Estamos acostumbrados al clima implacable", dijo el entrenador de los Steelers, Mike Tomlin. " Al menos desde mi perspectiva, no ha cambiado en nada cómo hemos trabajado".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.