Bolt, Farah, Eaton y Taylor, símbolos de Pekín-2015

Usain Bolt, con su enésimo triplete en velocidad, mientras Jamaica arrollaba en las pruebas del esprint, Mo Farah, dominador en las pruebas de fondo, Ashton Eaton, que batió el récord del mundo de decatlón, y el triplista Christian Taylor, que quedó a ocho centímetros del mítico récord de Jonathan Edwards, fueron los grandes triunfadores del Mundial de Pekín-2015.

El hecho de que las pruebas de velocidad sean las reinas del atletismo facilita que Usain Bolt sea el ídolo absoluto del atletismo en los últimos años, pero el jamaicano se lo merece.

Tras llegar en una forma alarmante, con el sexto mejor puesto del ránking en 100 metros, y sin brillar en ninguna prueba de esprint esta temporada, se hizo con el triplete de velocidad.

Bolt ganó el oro en 100 metros, 200 metros y el relevo 4x100 metros, derrotando en las tres ocasiones al estadounidense Justin Gatlin, dominador absoluto de la velocidad en 2015.

De esta manera sumó su undécimo oro en cuatro Mundiales, haciendo tres tripletes en Berlín-2009, Moscú-203 y Pekín-2015, a los que se añaden otros dos en los Juegos de Pekín-2008 y Londres-2012.

Solo le falló un triplete, el de Daegu-2011, donde ganó las pruebas de 200 metros y el relevo 4x100 metros, pero no pudo hacerse con el oro en los 100 metros al ser descalificado en la final por una salida falsa.

Ha ganado diecisiete oros entre Mundiales (11) y Juegos Olímpicos (6) con cinco tripletes de seis grandes eventos.

"Este tal vez fue el campeonato más importante que tuve. Había muchas dudas sobre mi estado de forma, pero yo no las tenía. Cuando se tienen dudas no se corre", afirmo el campeón que ya es eterno en el atletismo.

Las pruebas de fondo no tienen tal vez el eco de la velocidad, pero Pekín-2015 permitió a un atleta hacer doblete, el británico de origen somalí Mo Farah, que lo logró en 5.000/10.000 metros, empieza a ser una leyenda.

Farah sumó su tercer doblete, tras los Juegos Olímpicos de Londres-2012 y el Mundial de Rusia-2013, y su séptima medalla consecutiva en un gran evento, ya que antes había ganado la prueba de 5.000 metros en el Mundial de Daegu-2011.

En categoría femenina, la etíope Genzebe Dibaba, buscaba el doblete 1.500 y 5.000 metros, pero solo ganó el primero, siendo bronce en la distancia larga.

El tercer gran protagonista fue el estadounidense Ashton Eaton, que batió el único récord del mundo en Pekín, en la prueba de decatlón, con 9.045 puntos.

Lo que más sorprendió el norteamericano, también campeón olímpico, fue su humildad, quitándose protagonismo.

"El resultado es increíble pero no lo he obtenido yo solo. Los atletas nos encontramos a lo largo de años. He aprovechado la carrera del argelino para empujarme en los 1.500 metros. Cada vez que aceleraba, intentaba aprovecharme. Eso me ha ayudado mucho", confesó tras la última de las diez pruebas.

Por último, el estadounidense Christian Taylor fue junto a Eaton el protagonista de la otra gran marca del Mundial.

Su registro de 18,21 metros, le dejó a solo ocho centímetros del mítico récord del mundo del británico Jonathan Edwards, que lo implantó hace 20 años, en 1995 en el Mundial de Gotemburgo.

Bolt, Eaton, Farah y Taylor, un póker de ases que quedarán como legado de Pekín-2015.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida