Button y Barrichello le dan debut soñado a Brawn

MELBOURNE (AP). Jenson Button y Rubens Barrichello completaron ayer domingo un formidable 1-2 para el debutante equipo Brawn en el Gran Premio de Australia, que le dio un alocado inicio al mundial de Fórmula Uno.

El inglés Button ganó de punta a punta, aunque la carrera terminó con el coche de seguridad en pista tras un incidente en la parte final.

Tras un flojo comienzo, el brasileño Barrichello logró recuperarse para quedar segundo, mientras que el actual campeón Lewis Hamilton de McLaren completó el podio tras una decisión de los comisarios.

Hamilton había llegado cuarto, pero se le dio el tercer puesto cuando los comisarios sancionaron al italiano Jarno Trulli de Toyota con 25 segundos por rebasar cuando se había sacado la bandera de seguridad.

El triunfo de Brawn fue de ribetes históricos, ya que marcó la primera vez desde 1977 que un equipo se estrena en la F1 con una victoria. Jody Scheckter fue el último hacerlo con la escudería Wolf. Además, esta fue la tercera vez que un equipo logra el doblete en su primer intento. Alfa Romeo lo consiguió en la primera carrera de los mundiales, en Gran Bretaña en 1950 y Mercedes lo logró en el GP de Francia en 1954.

Fue apenas la segunda victoria de Button, en su décima campaña en la F1.

También es un triunfo que coronó una fenomenal cambio de suerte para el ex Honda, que estuvo a punto de desaparecer durante el receso de temporada cuando en diciembre la automotriz japonesa decidió retirarse del mundial. Su director Ross Brawn tomó el control del equipo, que se benefició enormemente con los cambios aerodinámicos puestos en vigencia para este mundial.

"Es como un cuento de hadas", declaró Button. "Algunos dirán que es una pena que la carrera finalizó con el coche de seguridad, pero no me importa. Gané y eso es todo lo que interesa".

Fue un triunfo que era esperado, ya que los Brawn habían dominado con los mejores tiempos en la pretemporada. La victoria activa la ilusión del equipo, puesto que los tres últimos ganadores en Melbourne terminaron consagrándose campeones.

La carrera llegó a su fin debido a una colisión entre el alemán Sebastian Vettel (Red Bull) y el polaco Robert Kubica (BMW), que protagonizaron un duelo de muerte por el segundo lugar. Ambos chocaron cuando faltaban cuatro vueltas para el final.

Kubica parecía que estaba a punto de desplazar a Vettel cuando se produjo el choque. Vettel fue sancionado después con una multa de 50.000 dólares por seguir en la pista con tres ruedas.

Hamilton, cuyo McLaren no había dado buenas vibraciones en la antesala al gran premio, se contentó con un tercer lugar después de tomar la largada en el puesto 18.

Fue escoltado por el alemán Timo Glock (Toyota), el español Fernando Alonso (Renault), el alemán Nico Rosberg (Williams) y el debutante suizo Sebastien Buemi (Toro Rosso).

Por segundo año seguido, Ferrari se despidió de Australia con las manos vacías. El brasileño Felipe Massa iba tercero cuando abandonó en la vuelta 45 por una falla en el volante, tres giros después que un trompo había dejado fuera a su compañero Kimi Raikkonen.

Una colisión en la primera curva provocó la salida del finlandés Heikki Kovalainen (McLaren), mientras que el alemán Nick Heidfeld (BMW), el australiano Mark Webber (Red Bull) y el alemán Adrian Sutil (Force India) tuvieron que ir a boxes de inmediato.

Button no tardó en sacar un cómodo margen de entre cuatro y cinco segundos sobre Vettel, aunque el inglés padeció dificultades con el desgaste de sus neumáticos cuando el calor menguó al caer la noche. Su margen se redujo a 1,5 segundos, pero supo aguantar.

"No fue mi mejor carrera, pero gané Esta victoria es para mí y para el equipo", declaró Button.

También aludió veladamente a los reclamos de equipos rivales por los difusores que Braw utilizan y que han tenido un gran impacto en el empuje del equipo.

"No le quiero meter el dedo en el ojo a nadie por cosas dichas en el pasado", afirmó.

Barrichello hizo una carrera discreta y prácticamente saboteó sus posibilidades de figurar en el podio con una pésima salida. Pero el brasileño supo recuperarse y se benefició cuando Kubica y Vettel se anularon entre sí.

"La verdad es que no imaginé llegar segundo tras mi largada", comentó Barrichello, cuyo resultado fue el mejor que ha tenido desde que en 2005 se fue de Ferrari. "Es un sueño hecho realidad poder haber conseguido un 1-2".

La victoria de Button y el desempeño de Brawn, sin embargo, no están del todo garantizados, ya que la Federación Internacional de Automovilismo deberá resolver una apelación de Ferrari, Red Bull y Ferrari contra los difusores que emplean Brawn, Toyota y Williams. El fallo se dará tras el GP de Malasia la semana próxima.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida