Calderón entrena a todo vapor para retener corona mundial

GUAYNABO, Puerto Rico (AFP). El púgil puertorriqueño Iván "Iron Boy" Calderón señaló este jueves que su excelente forma le permitirá retener el invicto y la corona minimosca de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), en su pleito contra el retador mexicano Hugo Cázares.

El combate, con carácter de revancha, tendrá lugar el sábado 30 de agosto en el coliseo Rubén Rodríguez de Bayamón (Puerto Rico), el mismo escenario donde hace un año Calderón (31-0 y seis nocauts) le arrebató la corona a Cázares (26-4-1 y 19 kos).

El mexicano tiene previsto llegar la noche de este jueves a Puerto Rico para el último pre pesaje exigido por la Comisión de Boxeo local.

"Yo se que él (Cazares) viene a Puerto Rico con todo, tal vez hasta mejor preparado que en la primera pelea. Pero yo igualmente he trabajado mucho para retener el título", dijo Calderón a la AFP, al finalizar su entrenamiento de este jueves en un gimnasio de Guaynabo.

El boricua señaló haber realizado hasta este momento "125 asaltos a todo vapor para retener la corona y demostrarle a aquellas personas que todavía no creen en mí que soy el mejor en el peso".

Durante el entrenamiento, Calderón siguió las instrucciones de sus entrenadores José "Che Che" Sánchez y Ángel "El Indio" Guevara, y realizó tres asaltos per cápita de sombra, guantelete, saco y pera, para terminar con ejercicios de estiramiento.

Calderón, quien hará su tercera defensa del título, confía en que podrá neutralizar las posibles ventajas y fortalezas del boxeador mexicano.

"Yo voy a hacer mi trabajo, que es el mismo de la pelea anterior, boxear como sé hacerlo", apuntó.

El campeón puertorriqueño indicó que ha realizado un entrenamiento dirigido a corregir algunos errores que cometió en el primer enfrentamiento contra Cázares.

"He trabajando en la pesas para buscar fortalecimiento y en la pista en busca de más velocidad en mis piernas y brazos. Algunos de los errores de la primera pelea fue bajar las manos en algún momento, y no quiero repetirlos", indicó.

Explicó que se siente un poco más confiado peleando en las 108 libras (48,9 kilos), ya que unas de las cosas que le preocupó en el primer desafío fue el subir desde peso paja (105 libras) para enfrentar a un Hugo Cázares que es un minimosca natural.

"Me preocupaba como me iba a ir, y por eso me reservé un poco en cuanto a tirar mucho golpes para poder resistir al final, pero ahora me siento más confiado. Puedo soltar más la manos y sin muchas preocupaciones porque sé que le puedo ganar nuevamente con mi estilo de pelea", argumentó.

Calderón aseveró que sólo espera "retener la corona y poner a Puerto Rico nuevamente en alto y demostrar una vez más que en este deporte el estilista domina al pegador. Lo hemos visto antes, y hasta en las Olimpiadas", apuntó en alusión a su compatriota McWilliams Arroyo.

Arroyo, un fuerte pegador con esperanzas de medalla olímpica, fue superado el miércoles por el mejor boxeo del cubano Andris Lafitta, en pelea que definió el pase a semifinales en la categoría mosca de los Juegos Olímpicos de Pekín-2008.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida