Cotto irá a su prueba de fuego ante el mexicano Margarito

LAS VEGAS, EU (AFP). El invicto púgil puertorriqueño Miguel Cotto irá a una verdadera prueba de fuego este sábado en Las Vegas, cuando exponga su corona welter de la Asociación Mundial de Boxeo ante el difícil mexicano Antonio Margarito, un hombre poco reconocido pero temido por todos.

Cotto (32-0, 26 nocáuts), es considerado uno de los mejores boxeadores del momento por su depurado estilo, resistencia y temible pegada, pero ante el llamado 'Tornado de Tijuana' tendrá que hilar fino si quiere demostrar que está hecho de la madera de los grandes campeones.

Margarito (36-5, con 26 kos) ha sido la clásica piedra en el zapato para contendientes famosos que le han dado esquinazos a mansalva, como Oscar de la Hoya, el ahora retirado Floyd Mayweather y el boricua Félix 'Tito' Trinidad.

Unos, porque el mexicano ha carecido de ángel para reunir buenas bolsas monetarias, y otros porque no han querido arriesgar fama y futuro ante un boxeador equipado con lo necesario para hacerle la noche de cuadritos al más pinto.

Ahora las cosas han cambiado y Margarito, ante la ausencia de los tres antes mencionados, se ha convertido por derecho propio en el rival más temible de Cotto.

"Cuando se tienen dos boxeadores que son dos guerreros, estamos ante una batalla real, sin cuartel, y que marcará un hito en la historia del boxeo", reconoció Cotto.

El boricua, de 27 años, fue campeón superligero de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) hasta el 2006, cuando renunció a la faja para noquear a su compatriota Carlos Quintana el 2 de diciembre de ese año y conquistar el cetro welter de la AMB.

En sus cuatro defensas previas ha derrotado a ranqueados como Zab Judah (nocáut en el undécimo asalto), y Shane Mosley (decisión unánime).

El boricua se negó a decir cuál será su estrategia ante Margarito. Si le boxeará o irá a fajarse palo a palo, pero apuntó que en cualquier terreno se siente confiado.

"Cuando suba al cuadrilátero sabré qué hacer, qué estilo adoptar. Cada pelea es diferente", añadió Cotto, quien es temido por su terrible gancho al cuerpo.

Margarito no se queda atrás en este aspecto, y aunque su estilo no es tan depurado, sobre el ring se convierte en un ciclón lanzando golpes por todos los lados, y asimilando muy bien los de su rival. No por gusto tiene fama de tener mentón de granito.

"Lo he visto pelear. Me sé todas sus peleas de memoria, y le he visto convertirse en un gran boxeador. Conmigo la tendrá más difícil que ante Judah o Mosley", reconoció el mexicano.

Margarito, de 30 años y cuatro pulgadas más alto que Cotto, confía en su pegada para llevarse el título y un triunfo que le abriría las puertas al reconocimiento que tanto se le ha negado.

"Tengo más poder y más corazón que todos sus anteriores rivales juntos. Soy el tipo de boxeador que tira muchos golpes y pone gran presión a sus rivales. Mi mejor arma es mi poder, y mi voluntad de ganar siempre", añadió.

Era tanto el deseo de Margarito de enfrentar a Cotto que renunció a la faja welter de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) tras negarse a realizar una defensa mandatoria ante Joshua Clottey.

Las apuestas están bastante parejas en Las Vegas, con ligero favoritismo para Cotto.

Reporteros, expertos y todo aquel relacionado con el arte de Fistiana se inclinan a uno y otro bando en igual proporción, pero en lo único que todos coinciden es que ésta será una de esas peleas memorables, de las que dejan huella en la historia del boxeo.

Resultados, calendario, noticias y más. ¡AQUÍ!


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.