Cotto recibe ayuda célebre para publicitado combate

NUEVA YORK ( AP). El puertorriqueño Miguel Cotto ha vendido en la última década más entradas que nadie para veladas boxísticas en la ciudad de Nueva York.

El púgil boricua ha ganado títulos en dos divisiones distintas y ya desde hace algún tiempo se ha erigido en uno de los boxeadores más interesantes de su generación.

Sin embargo, todos esos logros no pesaron tanto cuando se acercó al entrenador Emanuel Stewart hace dos meses. De hecho, el entrenador que ya está en el Salón de la Fama del Boxeo casi no sabía por dónde empezar.

" Los primeros dos días fueron difíciles en el trabajo con él porque su equilibrio era muy deficiente. Bajaba la cabeza y lanzaba sólo golpes sencillos", explicó Stewart el jueves.

Cotto sabía que no podría cumplir con su meta de escalar una división para enfrentar al campeón mediano junior de la Asociación Mundial de Boxeo, Yuri Foreman, el 5 de junio en el nuevo estadio de los Yanquis de Nueva York.

Por esa razón contrató a Steward, quien ha entrenado a algunos de los púgiles más importantes de la historia, como Thomhas Hearns, Evander Holyfield, Lennox Lewis y el actual campeón pesado Wladimir Klitschko.

" Mi equilibrio era horrible antes de este campamento de entrenamiento y ahora está mucho mejor. Podemos lanzar golpes y mantener el equilibrio. Esa es una de las cosas en las que hemos trabajado en este campamento", indicó Cotto.

Sin embargo, no ha sido un trabajo total de reajuste.

Cotto aún suelta golpes con una potencia sorprendente y sus enormes habilidades boxísticas le han ayudado a superar a algunos de los mejores púgiles de la categoría welter del mundo, desde Shane Mosley hasta Zab Judah.

No obstante, su equipo de asistentes ha estado en un aparente reacomodo en el último año, sobre todo desde que tuvo una sonada discusión con su tío y entrenador Evangelista Cotto.

Joe Santiago sustituyó a Evangelista Cotto y ayudó al púgil a vencer a Joshua Clottey pero con un tremendo castigo, y cuando Cotto fue vapuleado por el filipino Manny Pacquiao en noviembre muchos culparon a la falta de experiencia de Santiago por no prepararlo bien y no detener el combate al momento en que Cotto era masacrado por el mejor boxeador kilo por kilo.

En estas circunstancias llegó Steward, quien durante una conferencia telefónica desde el gimnasio Fight Factory en la ciudad de Tampa en el estado de Florida dijo que era un honor incorporarse al equipo.

" Todo ha ido mucho, mucho, mucho mejor de lo que esperé", afirmó Steward. " Es una experiencia fenomenal para mí, en esta etapa de mi vida, trabajar con un gran peleador como Miguel, a quien siempre he admirado desde el primer día".

El propietario de la promotora Top Rank, Bob Arum, espera que asistan unas 30,000 personas al primer combate en el Yankee Stadium desde que Muhammad Ali peleó con Ken Norton en el antiguo parque de béisbol en 1976. La venta de entradas ha sido considerable y la publicidad, enorme.

Hay carteles en decenas de paradas del metro en Nueva York, y un tablero electrónico que promueve la pelea en Times Square.

" No sé que vaya a pasar la noche del combate", dijo Cotto, " pero estoy seguro de que, cuando la pelea termine, voy a ser el ganador".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.