Cuba apuesta por los niños para reverdecer laureles en boxeo

ETIQUETAS

LA HABANA (AP) — Derecha. Izquierda. Derecha. Izquierda. El escolar Lázaro Pérez coloca las rectas a buen ritmo mientras baila en el ring. Tiene nueve años y acompaña los movimientos con un jadeo, como lo hacen los grandes, como sus ídolos Yuriorkis Gamboa y Félix Savón.

Delgado y con músculos definidos, Pérez muestra estilo, velocidad de piernas y manos, y coloca rectas con entradas rápidas. Al terminar alza el brazo en el ring tras vencer a Leandro Borges y coronarse campeón provincial de los 34 kilos en la categoría 9-10 años.

Esta edad es experimental desde hace un año en Ciudad de La Habana, una novedad que entra en el marco de una serie de medidas tomadas en el boxeo cubano con vistas a reverdecer laureles tras el fracaso de los Juegos Olímpicos de Beijing en 2008, donde los púgiles de la isla se quedaron sin medalla de oro por primera vez en 40 años.

" Empecé a boxear para seguirle los pasos a mi papá, no tengo miedo, soy rápido, me gusta mucho. Quiero ser grande, como Gamboa, el boxeador que más admiro y ganar muchas medallas como Savón", comenta Pérez a la AP.

El pintoresco gimnasio Rafael Trejo, modesto y vetusto, está enclavado en el barrio de La Habana Vieja y se llena con padres y familiares cada fin de semana cuando se celebran torneos para todas las edades, desde niños de 9-10 años hasta jóvenes o veteranos. Las paredes del gimnasio están descoloridas por falta de pintura y manchadas por la humedad, las gradas de madera sufrieron con el paso de los años y algunas están destruidas, las ventanas de madera también están rotas. El cuadrilátero, sin embargo, aunque es viejo se nota con mejor mantenimiento.

En Cuba, el béisbol es el deporte rey pero después está el boxeo, el que más medallas olímpicas y mundiales le ha dado a la isla.

Pero Cuba ya no tiene los recursos de antaño y su boxeo perdió el liderazgo. En el mundial de 2009 en Italia, sólo alcanzó una medalla de oro, pero el revés más doloroso lo sufrió al año siguiente, en el campeonato panamericano de Ecuador, donde el anfitrión desbancó a Cuba del primer lugar.

Las autoridades cubanas buscan retomar el liderazgo en la disciplina y, entre las medidas adoptadas, nombraron a Rolando Acebal para que dirija el boxeo de la isla.

" El cambio resulto decisivo", aseguró el legendario peso completo Savón, tres veces campeón olímpico y seis campeón mundial amateur.

"Con Acebal se retomaron cosas que se habían perdido", señaló, para luego destacar que ahora hay más disciplina, perseverancia, voluntad y rigor en el entrenamiento.

Al mismo tiempo, se retomó en todo el país "un trabajo sistemático con todas las edades, la idea es buscar nuevos talentos, en mi caso estuve en mi provincia de Guantánamo, viendo y entrenando a los pequeños", explicó Savón, quien colgó los guantes en el 2000 y trabaja en la Federación Cubana de Boxeo.

El año pasado se adelantó la edad de inicio en los entrenamientos a la categoría 9-10 años, aunque de forma experimental y sólo en la capital. En el resto del país se empieza desde los 11-12 años.

"La idea es que los jóvenes lleguen al alto rendimiento con la base técnica adelantada", explicó el belga Jo De Vrieze, entrenador en el municipio Cerro de la capital. "A tan corta edad se enseñan los desplazamientos y los golpes básicos del boxeo, recta y defensa. Los ganchos se incorporan más tarde, poco a poco".

Tampoco se pueden obviar las deserciones en los últimos años de varios campeones olímpicos y mundiales que probaron suerte en el profesionalismo. Los casos más sonados son Guillermo Rigondeaux y Gamboa, hoy en día ganadores de fajas mundiales en el boxeo rentado.

Frente a eso, Teófilo Stevenson, triple campeón olímpico y mundial amateur de los pesos pesado, señaló que Cuba tuvo que adelantar el proceso de algunos jóvenes en su ascenso al equipo nacional.

"Se quemaron etapas, no estaban listos para grandes retos, esto tuvo su precio", apuntó.

Cuba mostró algunas mejorías en el mundial de 2011 en Bakú, donde la isla conquistó dos medallas de oro y una de plata. Después en los Juegos Panamericanos de Guadalajara, la isla arrasó con ocho títulos de los nueve que discutió.

"Estamos conformes, felices, pero a la vez inconformes por no llegar a las nueve (medallas de oro)", dijo Acebal en Guadalajara. Y agregó que "es muy importante que hemos retomado la potencialidad en América".

El campeonato provincial de Ciudad La Habana para los 9-10 años se realizó el 14 enero. Los combates son de tres asaltos de 50 segundos cada uno. Los dos primeros rounds son de pruebas técnicas y los jueces dan puntos por la calidad técnica de cada acción. El tercero es libre.

"Analizaremos antes de oficializar esta categoría, no buscamos un resultado deportivo inmediato", indicó Pedro Limonta, técnico de la federación cubana.

La edad oficial de competencia para la Asociación Internacional de Boxeo, AIBA, es de 15-16 años, y llega hasta 19-34 años. Antes de los 15 años, la federación nacional decide la edad de inicio en cada país.

"En Puerto Rico, los niños comienzan el boxeo con 9 años y compiten a partir de los 11 años, tres rounds de un minuto cada uno", dijo a la AP José Luis Vellón, presidente de la federación de boxeo de ese país. Mientras en Estados Unidos se comienza con 7-8 años de acuerdo a un vocero de la federación nacional de la disciplina.

En España la práctica del boxeo está permitida desde los 12 años, pero no se compite hasta los 15 años, según dijo Carlos Vargas, director técnico de la Federación Española de Boxeo.

Vargas señaló a la AP que además de Cuba, en algunos países de Europa del Este, los niños compiten desde los 11 años, y lamentó que "cuando con 17 ó 18 años sales a nivel internacional te encuentras con boxeadores que llevan 200 peleas... una desventaja manifiesta". Y sentenció: "Lo lógico sería equiparar las edades" para todos.

Muchos se preguntan si en los próximos Juegos Olímpicos de Londres el boxeo cubano retomará su dominio.

Julio César La Cruz, campeón mundial de los 81 kilos, es una fuerte carta de éxito de Cuba en Londres, y para eso el joven cambió su forma de pelear.

"Era muy defensivo, apoyado en buenos movimientos y velocidad. Raúl (Fernández) me exigió más agresividad en el ataque, entrando en la media y corta distancias para pegarle sin mesura a mi rival", relató.

Stevenson manifestó su confianza ante el reto de Londres.

"Tenemos varias posibilidades de medalla, como La Cruz que es un fuera de serie", opinó la leyenda de 59 años, aunque advirtió que "lo más importante es estar preparados para los Juegos Olímpicos de 2016 y de 2020. No podemos tropezar dos veces con la misma piedra".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.