Davis: Trofeo y el campeón llegan con Del Potro a Argentina

BUENOS AIRES (AP) — La Ensaladera de Plata, trofeo que simboliza la felicidad de los campeones de la Copa Davis, llegó el martes por primera vez a Argentina, y su líder Juan Martín del Potro dijo que ese éxito fue un sueño cumplido.

En una de las mayores epopeyas del deporte argentino, los Albicelestes sellaron el domingo una victoria 3-2 el sobre Croacia en Zagreb, después que el sábado terminó 2-1 abajo.

Apenas llegó al aeropuerto de Ezeiza, el equipo levantó sobre sus cabezas una réplica individual de la Ensaladera, cuyo trofeo original llegaría en menos de un mes porque entre otras cuestiones burocráticas, Argentina debe hacerse cargo de un seguro.

Del Potro, la figura del equipo, dijo en reunión de prensa que ese éxito fue *"algo soñado, impensado, histórico, ganando toda la Copa de visitante, sorprendiendo a cada equipo que enfrentamos", y después hizo hincapié en la unión del grupo.

"Lo consiguieron cuatro grandes personas, cuatro amigos, acompañados de un gran capitán como Daniel Orsanic", destacó Del Potro, de vuelta al circuito luego que tres operaciones en la muñeca izquierda lo dejaron prácticamente inactivo los dos años anteriores.

Del Potro tenía la serie casi perdida ya que estaba dos sets abajo ante Marin Cilic, antes de remontar para lograr el triunfo en el cuarto punto. Federico Delbonis liquidó luego a Ivo Karlovic en sets seguidos, y completó así una sensacional remontada.

Orsanic destacó que se enteró en Croacia de la notable repercusión que tuvo la victoria de Argentina, la única nación en los 116 años de historia del torneo por equipos que había llegado a cuatro finales sin ganar el título.

"Este triunfo es un aprendizaje de las finales perdidas en la Copa Davis", recordó Orsanic. "Hubo predisposición de todos para alinearse, más allá de los nombres".

Los argentinos se impusieron de visitantes en cada una de las cuatro series que protagonizaron durante 2016, y sin un solo jugador situado entre los 30 mejores del mundo.

Después de hablar con la prensa, el plantel argentino se subió a un autobús sin techo y se dirigió a la Casa de Gobierno, donde los esperaba el presidente Mauricio Macri.

"Soy argentino, es un sentimiento, no puedo parar", cantaron Del Potro y sus compañeros durante el trayecto entre Ezeiza y el palacio de gobierno. El equipo desbordó felicidad saltando y cantando.

Durante el recorrido de menos de una hora, los tenistas lucieron banderas e indumentarias con los colores celeste y blanco de la bandera argentina. Pero casi no hubo fervor popular porque la llegada apenas tuvo difusión.

Frente a la Casa de Gobierno se congregaron centenares de personas y ahí sí se registraron aplausos y ovaciones.

"Siento que nos sentimos todos un poco en llorones el fin de semana", dijo Macri. "Pero todos lloramos de alegría y orgullo", agregó el mandatario, quien recibió una remera firmada por Del Potro, Delbonis y los otros integrantes del equipo Leonardo Mayer y Guido Pella.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.