Foreman ignora la fama antes de pelea frente a Cotto

NUEVA YORK (AP). El púgil israelí Yuri Foreman insiste en que estaba preparado para las distracciones desde el momento en que firmó el contrato de su pelea contra el puertorriqueño Miguel Cotto en el Yankee Stadium.

Después de todo, el convincente historial del aspirante a rabino y su vida novelesca del pobre que se vuelve rico ya es en sí un material tentador para la prensa.

A ello hay que agregarle que Foreman defiende su título de peso medio ligero horas después de que termine el sábado judío; que se trata del primer combate en el estadio de los Yanquis en más de tres décadas, y que, bueno, tal vez no estaba preparado para tanta atención.

"Todo esto forma parte de las grandes peleas", dijo Foreman, encogiéndose de hombros, mientras decenas de cámaras de televisión capturaban cada uno de sus movimientos dentro del Club de Boxeo Trinity, en el cual hacía un intenso calor.

Los ventanales del gimnasio habían sido abiertos, y las personas que pasaban por afuera se estiraban sobre las puntas de sus pies en un intento por mirar qué generaba tanta atención.

Había turistas con cámaras que colgaban de sus cuellos, empresarios vestidos con trajes caros y obreros de la construcción con sus cascos que vinieron del sitio del World Trade Center, a un par de cuadras de distancia.

Pocos de los presentes sabían quién era Foreman, pero eso no importaba. Simplemente se sumaron al espectáculo que parece seguirlo a todas partes, incluso si no comprende toda la gran publicidad que rodea a la pelea.

"Soy bastante aburrido", dijo el púgil israelí. "Me voy a casa, leo un libro, veo una película, me la paso bastante relajado, estoy con mi esposa... cosas de todos los días".¿Que es lo que ha estado viendo?

"Bastantes programas '30 Rock (cómicos)", dijo Foreman con una sonrisa. "Eso me relaja".

Hace tres años emprendió un programa riguroso para convertirse en rabino y aspira a dirigir un día alguna congregación en Israel, adonde emigró de la extinta Unión Soviética antes de llegar a Estados Unidos hace 10 años.

Ese historial único le ha atraído el interés mundial, más que sus habilidades en el cuadrilátero. Foreman sólo tiene ocho nocauts en 28 peleas en su carrera.

Existen otras facetas que contribuyen a su magnetismo: está casado con una modelo que también realiza documentales; el boxeador desempeñó un pequeño papel en la cinta "Fighting" estelarizada por Channing Tatum, y su perfil bien parecido derrite a muchas mujeres.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.