Giro: Quintana recupera maglia rosa cuando restan dos etapas

Nairo Quintana recuperó el viernes la maglia rosa del Giro de Italia cuando restan dos etapas para el final de la carrera, incluyendo una contrarreloj individual el domingo que podría definir al campeón.

El colombiano comenzó la jornada a 31 segundos de Tom Dumoulin, pero el holandés no pudo seguir el paso de sus principales oponentes en el ascenso final hasta Piancavallo y ahora Quintana lo aventaja por 38 segundos.

Vincenzo Nibali también recortó distancias y se mantuvo en tercer puesto, a 43 segundos de Quintana. Thibaut Pinot marcha cuarto, a 53 segundos, por lo que los cuatro primeros llegan a la penúltima etapa del sábado separados por menos de un minuto.

“Es bastante complicado, tendremos que ajustar la estrategia día a día”, advirtió Quintana.

La estrella del equipo Movistar y campeón del Giro en 2014 tendrá otra ruta de montaña el sábado en las Dolomitas para conservar o aumentar su delantera, antes del cierre de la carrera con una contrarreloj individual en Milán, la especialidad de Dumoulin.

Quintana tuvo la maglia rosa de líder general brevemente tras ganar la novena etapa, pero Dumoulin se la arrebató en la décima con un triunfo en una contrarreloj individual. El ciclista del equipo Sunweb la conservó desde entonces, llegando a sacar delantera de 2:41, que el colombiano redujo a medio minuto el martes cuando Dumoulin sufrió problemas gastrointestinales.

Mikel Landa ganó el recorrido de 191 kilómetros desde San Candido hasta Piancavallo, que incluyó tres puertos de montaña, con tiempo de 4 horas, 53 minutos. Rui Faria arribó segundo, seguido por Pierre Rolland. El colombiano Sebastián Henao cruzó la meta quinto.

Dumoulin criticó el jueves la estrategia de Quintana y Nibali, al señalar que estaban más enfocados en hacerlo perder que en ganar la carrera.

Antes de la etapa del viernes, Dumoulin se disculpó con Nibali y se dieron un apretón de manos.

Los comentarios de Dumoulin parecieron motivar al colombiano y al italiano, que se alejaron del holandés en un descenso a mitad de la etapa. Aunque Dumoulin los alcanzó en el ascenso Sella Chianzutan, se quedó sin piernas para acompañarlos en la escalada de 15,4 kilómetros hasta Piancavallo, que comenzó con una pendiente de casi 10%.

“Las piernas no me respondieron desde el principio, y cometí un error de principiante al principio, al quedarme al fondo del pelotón en el descenso”, dijo Dumoulin. “Al final intenté limitar mis pérdidas, y lo hice muy bien. MI equipo me salvó un par de veces, así que tengo que agradecerles. De lo contrario hubiese sido una jornada mucho peor”.

La penúltima etapa del sábado es la última de montaña, una ruta de 190 kilómetros desde Pordenone hasta Asiago que incluye dos puertos de categoría uno, un ascenso de 24 kilómetros hasta el Monte Grappa, y otro más corto de 14 kilómetros, pero más empinado, hasta Foza.

“Mañana será otra etapa importante, y luego lo daremos todo en la contrarreloj”, afirmó Quintana, quien además buscará su primera corona del Tour de Francia.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida