Hamilton-Button, un dúo temible en la Fórmula Uno

PARÍS (AFP). La pareja formada por los ingleses Lewis Hamilton, campeón en 2008, y Jenson Button, en 2009, ambos en McLaren, será sin duda una de las más potentes del Mundial de 2010, aunque las relaciones entre ex campeones del mundo nunca fueron fáciles en la historia de la Fórmula 1.

De momento, todo parece ir bien entre los dos. Hamilton, que el año pasado no dudaba en dar ánimos a su "compatriota" Button cuando él mismo no estaba en condiciones de ganar el título, no escatima elogios para su nuevo compañero.

"Jenson es muy abierto en sus impresiones y viceversa. Aprecio mucho trabajar con él, creo que tiene una influencia genial en el equipo. Es muy, muy competitivo, alguien equilibrado y nos llevamos muy bien", asegura.

"Lewis ha conseguido un increíble nivel de éxito en muy poco tiempo. Es un piloto extraordinariamente dotado, que ha sabido ganarse el respeto de todos los pilotos de Fórmula 1", estima por su parte Button.

A pesar de estas declaraciones idílicas, el mundo de la Fórmula 1 estará a atento a la competición entre ambos. Eddie Irvine, ex piloto de Ferrari, ya pronostica que Hamilton "asesinará" a Button

Y es verdad que para el joven piloto, que cumplió 30 años el pasado 19 de enero, fichar por McLaren ha sido como llegar al reino personal de Hamilton, donde su compañero de equipo, cinco años mayor que él, ha hecho toda su carrera bajo los auspicios de Ron Dennis, el ex patrón de la escudería.

Muchos todavía recuerdan la mala experiencia de Fernando Alonso, que tras ganar dos títulos consecutivos en 2005 y 2006 con Renault, estuvo en McLaren en 2007 y tuvo problemas de convivencia con Hamilton, que se estrenaba en la Fórmula 1.

"No estoy bien", decía el asturiano, " estoy con un compañero de equipo inglés que funciona muy bien, en un equipo inglés, y está claro que todo el apoyo del equipo y toda la ayuda van para él".

Al final de esa temporada, los dos pilotos quedaron igualados, un punto por detrás del ganador, el finlandés Kimi Räikkönen, que sin embargo todo el mundo había daba como perdedor cuando faltaban tres carreras del Mundial.

McLaren, igual que Hamilton y Button, aprenderán probablemente de los errores del pasado. El director del equipo, Martin Whitmarsh, ya ha dejado claro que no quiere rivalidades y que espera "una temporada apasionante, con dos deportistas fuertes y honestos".

"Nuestro objetivo es simple, ganar", asegura.

Algo que comparte el campeón vigente, aunque su talento quizás sea inferior al de su compañero: es verdad que Button ganó en 2009 pero fue en gran parte porque su Brawn GP era el mejor monoplaza del campeonato, mientras que Hamilton estuvo a la altura de Alonso cuando sólo era un principiante.

Pero el campeón no está inquieto. Si le consideran perdedor, asegura, "me ponen las cosas mucho más fáciles que si me dijeran que voy a destruir a mi compañero de equipo".

"No creo que sea negativo. Quizás incluso sea positivo, esto me ayuda a concentrarme en las cosas importantes", dice.

Sin embargo las dos estrellas podrían continuar con las rivalidades históricas de la Fórmula 1, como la de 1989 entre Alain Prost y Ayrton Senna, también en McLaren.

Su choque en Suzuka ese año, que dio el título a Prost, ya se ha convertido en todo un "clásico" en internet.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.