Juan Manuel López continúa paso ascendente en boxeo

NUEVA YORK (AP). El puertorriqueño Juan Manuel López está haciendo su mejor esfuerzo para mantenerse concentrado para su pelea de hoy sábado por la noche, aunque ciertamente podría ser disculpado si su mente tiende a divagar.

El monarca pluma júnior de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) ha alcanzado el estrellato en los últimos 16 meses desde que noqueó al mexicano Daniel Ponce de León en el mismo primer asalto para apoderarse del campeonato.

Desde entonces, JuanMa ha derrotado a cuatro retadores, dos de ellos en el mismo primer asalto. Ahora mismo, encabeza una cartelera en el Madison Square Garden de Nueva York donde enfrentará el sábado al tanzanio Rogers Mtagwa, un púgil sin blasones pero con experiencia, aunque se duda que el boricua, experto en nocáuts, tenga dificultades para derrotarlo.

Es una pelea de oportunidades, el tipo de combates que supuestamente abren la puerta a los grandes contratos y a las bolsas jugosas.

Además, será un ejemplo clásico de los peligros que enfrenta un combate de este tipo si López no está bien preparado para la pelea.

"Es una gran oportunidad para mí. No me esperaba que esto llegara tan pronto", dijo López al hablar de su combate en el Madison Square Garden, conocida como la Meca del boxeo.

"Es muy importante para mí verme bien, demostrarle a todo el mundo que venga (al combate) que soy un gran peleador", indicó.

Sin embargo, no sólo quiere mostrar que es un buen boxeador, también quiere demostrar que es el mejor.

López quiere ser el heredero de las glorias del boxeo de púgiles de la talla de Wilfredo Benítez, Samuel Serrano, su ídolo Félix Trinidad y ahora Miguel Cotto, el campeón welter que se enfrentará el mes próximo al filipino Manny Pacquiao en la que probablemente será la pelea más importante del año.

Cotto ha sido protagonista de grandes peleas en el Madison Square Garden, a veces en la víspera del día del desfile del Día de Puerto Rico, cuando miles de fanáticos asisten a sus combates donde le rinden un enorme apoyo.

Mientras Cotto transpira de confianza, López cree que puede dominar el mundo. Cotto es reservado, casi tímido cuando está en público. López por su parte tiene una sonrisa contagiosa que lo hace atractivo a su creciente número de aficionados.

"Hay dos tipos de reloj para estos jóvenes peleadores en este negocio. Uno es el reloj de la mercadotecnia y otro su reloj de capacidad boxística. Cuando se tiene a un boxeador que es el epicentro de estos grandes combates... tomamos ambas cosas en consideración", indicó Todd duBoef, de la empresa promotora Top Rank.

El invicto López (26-0 con 24 nocáuts) estuvo dentro del límite de la división de las 121 libras (54,89 kilos) el viernes, tan despreocupado en registrar el peso que pasó el tiempo que tenía antes de subir a la báscula posando para docenas de fotografías y firmando autógrafos para sus aficionados.

Por su parte, Mtagwa (26-12-2, con 18 nocáuts) también registró 121 libras.

"No creo que vaya a ser una pelea fácil. Hay tipos con más edad que han hecho mucho, pero conozco mis capacidades y sé lo que puedo hacer y también sé que puedo vencerlo", dijo López.

López ciertamente será el peleador estelar más importante que salga a combatir el sábado por la noche y que el público se le va a entregar casi de manera unánime. pero también habrá un acento cubano, pues el púgil pluma Yuriorkis Gamboa y el pesado Odlanier Solís también subirán al cuadrilátero a pelear.

Gamboa, campeón olímpico y monarca de los plumas, defenderá su título ante el panameño Whyber García en otra pelea estelar. Solís por su parte enfrentará a Monte Barrett en una pelea de fondo.

Ambos cubanos desertaron después de haber tenido carreras notables de boxeo como aficionados en Cuba.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.