"Juanma" López, centro de atención en pelea con Luevano

NUEVA YORK (AP). Juan Manuel López se deleitó con la atención, parado en una tarima mientras se golpeaba el pecho en el pesaje para su combate del sábado contra Steven Luevano por un título mundial del peso pluma.

Apenas tiene 26 años, pero "Juanma" se ha convertido en el más reciente ídolo del boxeo puertorriqueño, con una enorme sonrisa y apariencia infantil que ocultan un inmenso poder en sus puños.

López está invicto en 27 peleas, incluyendo 24 nocauts y tres en el primer asalto.

Por eso, muchos lo comparan con su propio ídolo, Félix Trinidad, quien durante años fue considerado el mejor púgil de una isla con una larga tradición de buenos boxeadores.

"Estoy muy contento por pasarle la antorcha", dijo Trinidad, quien posó con López en la tarima. "En cierto modo recuerda a mi. Es un gran momento para él, y creo que va a estar en la cima durante mucho tiempo".

Trinidad abandonó el cuadrilátero con récord de 42-3 y 35 nocauts. El cinco veces campeón mundial fue elegido como el mejor púgil del mundo en 2000 y protagonizó electrizantes combates con figuras como Oscar de la Hoya, Fernando Vargas y Bernard Hopkins.

Al igual que López, "Tito" Trinidad le siguió los pasos a otras leyendas boricuas como Wilfredo Benítez, Wilfredo Gómez y Esteban de Jesús.

Ahora, López espera que sea su momento.

"Estoy tratando de tomar las cosas día a día, todo lo que me está pasando", comentó. "Vamos a seguir así, porque uno quiere ser cuidadoso y no adelantarse a las cosas".Eso puede ser difícil cuando eres el centro de atención.

López sin duda es la estrella de la cartelera del sábado por la noche en el teatro del Madison Square Garden, aunque el boricua es el retador por el título de Luevano de la OMB.

La foto de López aparece en todas las promociones al lado del cubano Yuriorkis Gamboa, quien peleará contra Rogers Mtagwa en la otra pelea estelar. La biografía de López aparece primero en los paquetes informativos distribuidos entre la prensa.

"No hay fotos de Steven, y él es el campeón defensor", comentó la esposa de Luevano, Marina, mientras miraba uno de los carteles del combate.

Los púgiles tienen estilos muy distintos, dentro y fuera del ring.

López combate con furia, siempre buscando el nocaut espectacular, lo que a veces lo ha metido en aprietos. Casi fue noqueado por Mtagwa en los últimos asaltos de su pelea en octubre, cuando tuvo que correr los segundos finales. Pero también protagoniza peleas atractivas para el público.

López disfruta ser el centro de atención. El jueves llegó a una conferencia de prensa con casi una docena de acompañantes, todos vestidos con buzos deportivos con los colores rojo, blanco y negro.

Luevano (37-1-1, 15 nocauts) luce como un chico patinador de California, se describe como "bastante aburrido" y su grupo de acompañantes son su esposa y sus hijos.

Dentro del cuadrilátero, es un peleador con técnica que suficiente poder en sus golpes como para derribar a cualquiera.

"Uno de mis sueños es pelear por un segundo título mundial", dijo López. "Pero es una pelea difícil. Todos saben que Steven Luevano es uno de los mejores del mundo en las 126 libras".

Otro es Gamboa, a quien la empresa promotora Top Rank quiere enfrentar con López este año.

"El tiene que ganar su pelea y yo tengo que ganar la mía", dijo López. "Yo quiero la pelea, y si la compañía quiere la pelea, no tenemos ningún problema con hacerla".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.