Margarito espera que un triunfo sobre Pacquiao lo reivindique

LOS ANGELES (AP). Antonio Margarito no ha tenido más remedio que ofrecer disculpas, muchas veces.

Hace tiempo que su penitencia se convirtió en una frustración que trata de aliviar con cada "sparring", con cada entrenamiento, con cada saco al que golpea como parte de su preparación para enfrentar a Manny Pacquiao.

Han pasado casi dos años desde que el escándalo por el vendaje de sus manos casi puso fin a su carrera pugilística. El mexicano insiste aún en que no sabía que su ex entrenador le había colocado una sustancia semejante al yeso en los puños. Todavía tiene prohibido boxear en California y en Nevada, pero los comisionados no pueden impedirle que entrene en la tranquila población de Oxnard ni en un ruidoso gimnasio de Hollywood.

Con un nuevo entrenador, quien dice detectar fallas graves en el aclamado boxeo de Pacquiao, Margarito está decidido a aprovechar la oportunidad de enfrentar al púgil considerado el mejor del mundo, libra por libra. El enfrentamiento está pactado para el 13 de noviembre, en Texas, con una jugosa bolsa que, a juicio de muchos, Margarito no se merece.

"Ha sido bien difícil, pero ésta es una gran oportunidad para mí y tengo que aprovecharla", dijo Margarito el jueves, antes de entrenarse en el Gimnasio Fortune de Sunset Boulevard. "Todo ha sido difícil para mí. Siempre me ponen peleas complicadas y nadie espera nada de mí, pero por eso me he convertido en el boxeador que soy".

El entrenamiento es una suerte de refugio para el ex monarca de los welter. Dos meses de trabajo duro y de vida casi monástica le han dado a Margarito la concentración que necesita para una contienda que podría catapultarlo otra vez al pináculo del boxeo o condenarlo a un ostracismo que ya vivió, incapaz de pelear en la Costa del Oeste.

Su frustración ante la negativa tajante de la Comisión Atlética de Nevada para tomar en cuenta su apelación, y frente a la intransigencia de la comisión de California que no quiso aligerar su castigo, se ha convertido en determinación para ganar una pelea en la que pocos consideran que puede ganar.

Pero la seriedad con la que el "Tornado de Tijuana" se ha tomado su entrenamiento es evidente en su físico: Anda todavía unas seis libras cerca del límite intermedio de las 150, sin grasa corporal visible. Unas venas gruesas resaltan, entrecruzando sus fuertes pantorrillas.

"Faltan todavía dos semanas, pero podríamos estar listos esta noche", dijo Robert García, el entrenador que sustituyó al cuestionado Javier Capetillo. "El está como quiere en lo físico y en lo mental, dice que nunca se había sentido mejor. Cada día, cuando vamos en el auto por la mañana, después de correr, me dice que no tiene duda de que la pelea es nuestra. Nunca lo había visto así".

García, ex boxeador, tiene incluso el atrevimiento de sugerir que hay puntos débiles de Pacquiao, tras analizar su serie reciente de claras victorias. Aunque el entrenador del filipino, Freddie Roach, considera que su velocidad facilitará la ejecución del plan de combate, García dice que sabe exactamente cómo contrarrestar ese factor.

"En sus últimas peleas, uno mira el video y ve muchos errores", dijo García. "No hace falta un científico para ver eso. Nuestro trabajo será cortar las salidas en el cuadrilátero y encontrar los puntos para hacerle daño. El tiene velocidad, pero cuando hablamos de alguien tan bueno como Margarito, que puede dar un buen golpe... podemos decir que la pelea será dura para Manny".

Margarito, quien nació en Estados Unidos pero se considera mexicano, nunca tuvo un camino fácil. Peleó durante siete años y medio antes de recibir su primera oportunidad de buscar el título, en julio del 2001, pero conservó ese cetro welter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) por seis años.

Después de caer contra Paul Williams hiló tres triunfos por nocaut, incluido uno sobre el boricua Miguel Cotto, en el 2008, que sigue marcando el pináculo de su carrera.

Pero en enero del 2009 vino la derrota contra Sugar Shane Mosley, donde se detectó el vendaje indebido.

Ahora, aunque parezca imposible, Margarito busca reivindicarse.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.