Márquez tiene confianza de vencer a Mayweather

LAS VEGAS (AP). Mientras Floyd Mayweather hijo hacía mofa del promotor de su pelea y su tío Roger atacaba a los otros entrenadores de boxeo en el mundo, el mexicano Juan Manuel Márquez dio la declaración más clara de la pelea hasta hora cuando subió al podio el miércoles y de una manera inequívoca habló fuerte y claro en inglés en Las Vegas.

Márquez es visto como la víctima en la pelea del sábado que marcará el regreso a los cuadriláteros de Mayweather, quien está invicto y cuyos tres campeonatos en divisiones distintas no parecen espantar al mexicano, que demuestra tener una confianza creciente tanto frente a las cámaras como en el cuadrilátero.

Pese a que Márquez habla bien en inglés, rara vez había hablado en ese idioma en sus conferencias previas.

"Me siento tan feliz y contento como puedo. Siempre pongo al frente los esfuerzos y ahora veo las recompensas. No quiero ser el primer boxeador mexicano, quiero ser el primer púgil mundial".

Márquez (con foja de 50-4-1 y 37 nocáuts) a quien le espera este gran combate y la bolsa más jugosa de su carrera, podría considerar que esta es la culminación de una carrera llena de altibajos que han incluido frustraciones y triunfos casi por igual.

Entre esas frustraciones su incapacidad de ganar dos peleas asombrosamente cerradas contra el campeón filipino Manny Pacquiao, considerado el mejor boxeador kilo por kilo del mundo.

Márquez ha pasado gran parte de su carrera molesto por esos resultados, que lo han llevado a destinos inesperados.

Después de que descartó una bolsa de 750.000 dólares por su revancha de su pelea que empató con Pacquiao en el 2004 al aducir que se sentía insultado, Márquez terminó viajando a Indonesia para combatir por una bolsa de 30.000 dólares ante Chris John, quien le arrebató su campeonato pluma en una decisión localista.

Ahora, John peleará en la misma velada que Márquez en una pelea de fondo en el hotel y casino MGM Grand Garden.

"Ha tenido algunas grandes peleas y apenas está comenzando", dijo el promotor Oscar de la Hoya sobre Márquez, un púgil de 36 años. "Apenas está comenzando, pues no hemos visto todo lo que Juan Manuel Márquez es capas de hacer y (Mayweather) está a punto de descubrirlo", agregó.

Pese a que Márquez es muy respetado, nunca fue considerado el boxeador mexicano más importante en activo sino hasta hace pocos años. Erik Morales y Marco Antonio Barrera llenaron rápidamente el vacío dejado por el retiro de Julio César Chávez, pero Márquez ha demostrado ser el mejor y el más resistente de los tres.

"Ya no me molesta. Ya no me preocupa más. He estado detrás de Morales, he estado detrás de Barrera y ellos ya pasaron. Ahora es mi momento", dijo Márquez.

Por su parte, Mayweather se mostró tranquilo y preparado mentalmente para su primera pelea desde diciembre del 2007, al contestar de manera tranquila las preguntas un día después de que hizo grandes acusaciones de lo que él ve como un racismo endémico en Estados Unidos que ha frenado su camino al estrellato.

Además, mientras su tío Roger presume que cualquier otro entrenado de boxeo no puede sostener su pesado bolso de entrenamiento, Floyd Mayweather aprovechó un momento para atacar a De La Hoya, cuya empresa Golden Boy Promotions está organizando la pelea.

Mayweather asegura que De la Hoya "es un mentiroso", que desea una pelea de revancha de su pele del 2007, que fue ganada por Mayweather por decisión dividida.

"Sé que realmente no me quiere, ni yo lo quiero a él. Me disgusta desde el fondo de mi corazón", agregó Mayweather.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.