Massa vuelve a Hungría tras el susto del año pasado

BUDAPEST ( AP). Felipe Massa se prepara para un " fin de semana especial" al volver al circuito del Gran Premio de Hungría, donde el año pasado estuvo a punto de perder la vida.

El pasado julio, el monoplaza Ferrari del piloto brasileño chocó con un muro protector, luego que su casco fue golpeado por una pieza que se había desprendido del Brawn GP de su compatriota Rubens Barrichello durante la clasificación.

Massa pasó hospitalizado nueve días en Hungría, tuvo que ser inducido en coma por múltiples fracturas craneales y luego fue sometido a una cirugía plástica en Brasil.

" Mi primer encuentro cuando llegue al circuito de Hungaroring será con el personal de seguridad y los servicios médicos que hicieron un gran trabajo al sacarme con cuidado", adelantó Massa en su blog en el portal oficial de Ferrari.

" Quiero agradecerle a esa gente, con quienes ahora siento un vínculo especial".

Aunque dice que el accidente le sirvió para ser " más maduro" como persona, Massa asegura que no ha cambiado nada como piloto.

Cuando toma el volante, según Massa, hace " todo lo de siempre, sin pensar en el accidente".

En otro aspecto completamente diferente, Massa buscará olvidar los acontecimientos del pasado fin de semana en el Gran Premio de Alemania en Hockenheim, donde pareció cederle el paso a su compañero Fernando Alonso para que el español se llevase la victoria.

El hecho suscitó polémica, ya que el adelantamiento de Alonso se produjo poco después que por radio le pasaron un mensaje que se interpretó como una orden. "Fernando va más rápido que tú. ¿Entiendes el mensaje?", le dijo un ingeniero de Ferrari.

En ese momento, Alonso sumaba 98 muntos y Massa apenas 67 en el campeonato de pilotos. Ahora, Alonso tiene 123 y figura quinto en la tabla, metido en la lucha por el título. Massa, en tanto, figura octavo con 85 unidades.

A Ferrari le sancionaron con una multa de 100,000 dólares por quebrantar las reglas sobre las órdenes que pueden afectar el desenlace de una carrera, pero el equipo italiano se salvó ya que los comisarios no alteraron el orden de llegada. Sin embargo, el caso fue remitido al Consejo Mundial de la Federación Internacional de Automovilismo para ser tratado posteriormente.

Massa minimizó el incidente al asegurar que no se le obligó a ceder el primer lugar.

Pese a la multa y la posibilidad de otras sanciones, el jefe de Ferrari Luca Di Montezemolo se expresó complacido por el resultado.

" Con todos los comentarios que se han hecho recientemente, la mayoría sin sentido, la única realidad concreta es que Ferrari está fuerte y nuevamente ganando", dijo Di Montezemolo.

En tanto, la carrera del domingo ofrecerá a Lewis Hamilton, el líder del mundial, la posibilidad de ganarla por tercera vez en cuatro años.

" Me encanta competir en Hungría. Es un circuito único. Tiene una reputación de ser uno lento, donde es imposible adelantar, pero no estoy de acuerdo con eso", dijo Hamilton. " Como Mónaco, donde no hay ningún parte para relajarse y porque una curva te conduce enseguida a otra, uno siempre tiene que estar alerta. Y cuando tienes una buena máquina, pues te diviertes".

El McLaren de Hamilton ha rendido bien en 2010, permitiéndole al británico conseguir dos victorias y cuatro apariciones entre los cinco primeros en las últimas seis carreras.

Marca el paso del campeonato con 157 puntos, con su compañero Jenson Button de escolta con 143. Mark Webber y Sebastian Vettel, ambos de Red Bull, registran 136 cada uno.

La relación entre Hamilton y su compatriota Button, el campeón vigente, es armoniosa. Ello va a contravía con lo que ocurre en Ferrari y Red Bull, donde el peso de las jerarquías ha provocado ciertos roces.

El Hungaroring albergará su 25ta carrera de F1 el domingo tras debutar en el calendario en 1986, cuando Hungría aún estaba bajo gobiernos comunistas.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.