McLaren continúa dominio a la espera de la lluvia

MONACO, (AFP) - El británico Lewis Hamilton, que obtuvo el mejor tiempo este jueves en los primeros entrenamientos libres del Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1, confirmó que el trazado del Principado se ajusta perfectamente a las puntos fuerte de los McLaren-Mercedes.

La escudería británica logró el doblete la temporada pasada con el español Fernando Alonso y Hamilton. El tortuoso trazado, que ofrece poca adherencia, es ideal para los McLaren-Mercedes. Aunque Ferrari ha dominado el inicio de campaña, las 'flechas de plata' son de nuevo el monoplaza a batir en las calles de Mónaco.

El peso de los diamantes incrustados en los cascos de los dos pilotos no ha parecido entorpecer a Hamilton, que ha dejado a la competencia a casi medio segundo.

Kimi Raikkonen (Ferrari) había realizado el mejor tiempo en la sesión matinal, delante de los dos McLaren-Mercedes, pero Hamilton situó el listón muy alto con un crono de 1:15.140, más rápido que la mejor marca de 2007.

"¡Me encanta Mónaco! Aprecio cada momento pasado en la pista, el monoplaza fue muy bien desde el principio y pude adoptar inmediatamente un buen ritmo", se felicitó el británico.

Pero los Ferrari han trabajado mucho en los reglajes específicos para Mónaco, y el resultado salta a la vista: la 'Scuderia' no está lejos de los McLaren.

"Nos esperábamos un fin de semana muy complicado y estas tres horas de ensayos no nos han hecho cambiar de opinión", valoró Luca Baldisserri, el director deportivo de la 'Scuderia'. "Nuestra preparación para esta carrera ha dado sus frutos pero nuestros rivales tampoco se han quedado parados".

Sirva de ejemplo el alemán Nico Rosberg, que dejó su Williams en segunda posición justo delante de los Ferrai de Raikkonen y del brasileño Felipe Massa.

Fernando Alonso (Renault), ganador en Mónaco estos últimos dos años, rompió su alerón trasero pero pudo finalizar séptimo.

"La pista estaba muy sucia esta mañana pero hemos avanzado bien en nuestro programa de trabajo", declaraba el español.

La sesión de clasificación y la carrera podrían verse perturbadas por la lluvia, pues este fin de semana se anuncia tormenta en el Principado.

Sin antipatinaje ni ayudas electrónicas, rodar en Mónaco ya es peligroso, pero además con una pista húmeda, el reto será complicado. Algo que no parece alarmar a un Raikkonen eternamente plácido: "¿Una carrera bajo la lluvia? Haría las cosas un poco más complicadas pero es igual para todo el mundo".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.