Mosley: La FIA debe aprobar la eventual serie paralela

SILVERSTONE, Inglaterra (AP). El presidente de la FIA, Max Mosley, afirmó ayer domingo que su organización tendrá que ser la autoridad regulatoria de la serie paralela que pretenden crear ocho equipos disidentes en la Fórmula Uno.

Mosley dijo a The Associated Press que comunicó a la Asociación de Equipos de Fórmula Uno (FOTA) que la Federación Internacional de Automovilismo, que él dirige, tendrá que ser la entidad rectora de cualquier otra serie.

Las ocho escuderías disidentes decidieron formar la nueva serie debido a que no llegaron a un acuerdo con Mosley sobre un tope presupuestal voluntario planteado por la federación para el campeonato mundial de la FIA en el 2010.

"Si comienzan una nueva serie, ésta tendrá que regirse por el código deportivo y nosotros tendremos que otorgarles el consentimiento, siempre que sea segura y justa", aseguró Mosley.

Poco antes, Mosley aseguró que era inminente un acuerdo con los ocho equipos que le evitaría presentar una demanda judicial para solucionar el asunto.

"No habrá mandato judicial alguno. Creo que preferiríamos dialogar que litigar", insistió Mosley.

Después de que la FOTA anunció la separación el viernes, el organismo rector del automovilismo dijo que presentaría sin demora una demanda sobre "graves violaciones legales".

El ejecutivo de la FIA coincidió con el presidente de la escudería McLaren, Martin Whitmarsh, quien el sábado dijo que cualquier acuerdo debe quedar concluido para finales de julio.

"Si la situación se prolongara, perjudicará a los equipos. No afecta a la FIA, perjudica a los equipos porque afecta a los patrocinadores", dijo Mosley.

Lo que parece no ayudar a las negociaciones de paz es la referencia que hizo Mosley sobre los integrantes más duros de la FOTA, a quienes calificó de "locos" y de ser "desmedidos en sus puntos de vista".

Ferrari, McLaren, Renault, BMW Sauber, Toyota, Brawn GP, Red Bull y Toro Rosso son los equipos que anunciaron la separación por su oposición al límite presupuestario de 40 millones de libras esterlinas (65 millones de dólares).

Por su parte, Bernie Ecclestone, quien controla los derechos comerciales de la Fórmula Uno, se mostró contengo con la información relativa a que el acuerdo podría estar cerca.

"Si Max dice que está cerca (un acuerdo) entonces eso es bueno", agregó.

Antes de las nuevas declaraciones de Mosley, el director del equipo Brawn GP, Ross Brawn, señaló que si no es posible una resolución entonces la Asociación podría permitir que la FIA se haga cargo de su nueva serie, pues quedaría dentro de su jurisdicción.

"Se necesitaría un organismo regulador. Irónicamente, creo que el acuerdo con la Comisión Europea es que la FIA tiene que ofrecerse a hacerlo en caso de que se desee establecer una serie competitiva", agregó Brawn.

"Por ello, la FIA tendrá que ofrecerse al menos como el organismo regulador, pero quizás no sea el organismo que fije las reglas, las cuales deberán ser determinadas por algún otro mecanismo. Si así se desea, la FIA puede organizar la serie por uno. Ellos pueden ofrecer los jueces, los (revisores) y asuntos de esa naturaleza. De tal modo, eso es lo que se tiene a disposición si la FOTA desea aceptarlo".

Resultados, calendario, noticias y más. ¡AQUÍ!


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.