Pacquiao le da paliza a De la Hoya y gana por nocáut

LAS VEGAS, (AFP) - El filipino Manny Pacquiao se burló de los pronósticos y con un boxeo rápido y preciso le dio la noche del sábado en Las Vegas (Nevada) una verdadera paliza al mexicanoestadounidense Oscar de la Hoya, para ganarle por nocáut técnico en el noveno asalto de 12 asaltos de una pelea de los pesos welters.

El astro filipino salió debajo en las apuestas pero demostró su gran calidad al ganar ampliamente todos los asaltos, y dejar a su rival con un rostro y el orgullo magullados.

Pacquiao consiguió la victoria 48 de su carrera, y el 36 nocáut, frente a 7 reveses y dos empates, mientras De la Hoya sufrió su sexta derrota ante 39 triunfos.

"La velocidad fue la gran respuesta de esta pelea. No estoy sorprendido por el resultado, pues me preparé bien para controlar la pelea desde un principio", dijo Pacquiao. "Estoy contento de darle esta victoria a mi país".

Fue tal el castigo que De la Hoya optó por no salir en el noveno round, diciéndole al árbitro Tony Week: "Freddy tenía razón, no tengo más nada", con lo cual le daba la razón al entrenador de Pacquiao, y ex preparador suyo, Fredie Roach, uno de los pocos que había pronosticado este triunfo del filipino.

Luego de un momento de confusión se supo que el entrenador de De la Hoya, el mexicano 'Nacho' Beristaín, fue quien pidió al árbitro detener el ya desigual combate, con un de la Hoya que tenía el ojo izquierdo completamente cerrado, y se veía totalmente agotado.

De la Hoya, de 35 años, tuvo ventaja en estatura (1,78 m por 1,68), y alcance (1,85 vs 1,70), pero al verse precisado a rebajar casi 6 kilogramos para marcar el peso welter perdió parte de su fuerza.

"Me sentía vacío, sin fuerzas. Traté de ir adelante pero la velocidad de piernas y el movimiento de Pacquiao no me permitieron conectarle nunca bien", reconoció De la Hoya.

Pacquiao, campeón reinante de peso ligero en el Consejo Mundial de Boxeo (CMB), tuvo que subir dos categorías para enfrentar este reto, pero igual mantuvo intacta su velocidad y potencia de golpeo.

El filipino marcó el ritmo del combate desde un inicio, entrando y saliendo a su antojo en la guardia de un muy parado De la Hoya, quien a medida que fueron pasando los asaltos fue perdiendo consistencia y seguridad.

El mexicanonorteamericano, 10 veces campeón mundial en seis categorías diferentes, recibió uno de los mayores castigos de su carrera, pero ahora frente a un hombre de menor peso y estatura.

Los 15.001 espectadores que presenciaron el pleito en la arena MGM de Las Vegas aplaudieron con justicia el triunfo del pequeño David filipino poniendo ante sus pies al temible Goliath, quien parece haber escrito la página final en su historia pugilística.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida